LA CAMPAÑA DE NORUEGA – JACQUES MORDAL

500 págs.,
Tapa: rústica
Precio para Argentina: 30 pesos
Precio internacional: 10 euros

Círculo Militar — Biblioteca del Oficial
Premiada con Medalla y Diploma de Honor en la Exposición de Río de Janeiro

LA CAMPAÑA DE NORUEGA

por

JACQUES MORDAL

Prefacio del General Weygand, de la Academia Francesa 
Traducido por el Capitán D. Emilio Radamés Isola

VOLUMEN 401
BUENOS AIRES, OCTUBRE DE 1951 REPÚBLICA  ARGENTINA

ÍNDICE

PREFACIO DEL GENERAL WEYGAND,  de la Academia
Francesa  ……………………………………………………………………………..       13

      PRIMERA   PARTE 
LA   INDECISIÓN  ALIADA

CAPÍTULO I—Rodear Alemania por el norte ………………………….       21

CAPÍTULO II—La crisis rusofinlandesa del otoño de 1939 .          28
I) Los objetivos rusos en el Báltico oriental ……………………..       28
II) Tensión diplomática – El incidente de Mamila ………………. ….. 32
III) Primeros combate – El ejército finlandés detiene la
ofensiva  soviética   ……………………………………………………       37

CAPÍTULO III —La ayuda a Finlandia  ……………………………………..       41
I) El llamado de la Sociedad de las Naciones ……………………       41
II) Primeros socorros – Voluntarios y material …………………….       44

  1. El proyecto Petsamo  ..,…….. ………………………………………..       47
  2. El asunto de los barcos polacos…………………………………..       51

CAPÍTULO IV — La neutralidad escandinava…………………………..       56
I) Perplejidad en Oslo y Estocolmo  ………………………………….       56
II) Primeras gestiones  aliadas   ………………………………………….       61
III) El asunto del “Altmark”  …………………………………………………       64
IV)  Suecia y Noruega rehusan el pasaje……………………………..       70

CAPÍTULO V —Preparativos aliados ………………………………………       74
I) La ruta del hierro  …………………………………………………………. ….. 74
II) El nacimiento de la operación B.K………………………………….       79
III) El Consejo Supremo del 5 de febrero  ……………………………. ….. 84
IV)  Stratfjord, Avonmouth y Plymouth ………………………………       87
V) Coordinación de los preparativos francoingleses  ….            94

CAPÍTULO VI —La  ocasión  perdida   …………………………………….. .. 101
I) Ruptura del frente de Carelia y fin de la resistencia
finlandesa  ………………………………………………………………….    101
II) El tratado de paz rusofinlandés …………………………………….. .. 104
III) Emoción mundial   …………………………………………………………. .. 108
IV) Caída del Gabinete Daladier…………………………………………… .. 111

CAPITULO VII — Abandono y reanudación de los proyectos 
escandinavos   …………………………………………………………………….. .. 115
I) Liquidación de los preparativos aliados  ……………………… .. 115
II) Paul Reynaud se empeña en la batalla del hierro …            120
III) El Consejo Supremo del 28 de marzo………………………………. .. 123

CAPÍTULO VIII — Dificultades interaliadas   ………………………… .. 129
I) B.K.  bis   ………………………………………………………………………    129
II) El Comité de Guerra francés rechaza “Royal Marine”         134
III) Últimos regateos  ………………………………………………………….. .. 139

CAPÍTULO IX — Los aliados enfrentan a los alemanes  ….         144
I) El plan de ejecución de “Wilfred”   ………………………………. .. 144
II) El campo de minas del Vestfjord y la pérdida del
“Glowworn”   ……………………………………………………………… .. 149
III)  Combate indeciso entre el “Renown” y los cruceros
de combate alemanes …………………………………………………. .. 153

SEGUNDA   PARTE
LA INVASIÓN ALEMANA DE NORUEGA Y DINAMARCA

CAPÍTULO I — Los orígenes de la intervención alemana en 
Noruega ……………………………………………………………………………… .. 167
I) La puerta del Atlántico  …………………………………………………    167
II) Entrada en escena de Quisling ……………………………………… .. 171

  1. Adopción del proyecto por Hitler  ………………………………    173
  2. Nacimiento del “Weser – Ubung”   …………………………….. .. 178

V) Von  Falkenhorst   ………………………………………………………..    182

CAPÍTULO II — Hitler se decide antes que los aliados  ….           186

I) Últimos preparativos alemanes ……………………………………..     186
II) Eficacia de los servicios de informaciones alemanes .          191
III) La   decisión   de   ejecución   ………………………………………..     193

CAPÍTULO III — La Kriegsmarine frente a los fiordos  ….           198
I) Fracaso de la maniobra política …………………………………….     198
II) El plan de operaciones alemán  …………………………………….. … 203

CAPÍTULO IV — La batalla por el fiordo de Oslo …………………… … 208
I) La falta de  sorpresa……………………………………………………… … 208
II) El fin del “Blücher”……………………………………………………….. … 212

  1. El “Lützow” inicia el combate  ……………………………………. … 215
  2. Caída de las fortificaciones noruegas  ………………………… … 216

V) Intervención de la aviación  ……………………… ,……………….. … 220

CAPÍTULO V — La ocupación de los puertos del sur y del 
oeste ……………………………………………………………………………………     223
I) Kristiansand…………………………………………………………………. … 223
II) Egersund y Stavanger  …………………………………………………. … 227
III) Bergen y los fiordos de la costa oeste ………………………….. … 229

CAPÍTULO VI — La ocupación de Trondhjem y de Narvik .          234
I) Forzamiento del Trondhjemf jord por el Grupo Hipper………………..234
II) El sector marítimo de Narvik  ………………………………………… ……….236

  1. La flotilla del Comodoro Friedrich Bonte ……………………. … 240
  2. Fin del “Eidsvold” y del “Norge”  ………………………………. … 243

V) Los alemanes se instalan en Narvik………………………………. … 245

CAPÍTULO VII — La ocupación de Dinamarca  ……………………… … 248

                 TERCERA   PARTE 
EL FRACASO ALIADO EN NORUEGA

CAPÍTULO I — El contraataque de la flota aliada……………………. … 255
I) La batalla aeronaval de Bergen ……………………………………. … 255
II) La primera batalla de Narvik …………………………………………..     263

CAPÍTULO II — Semiéxito en Noruega septentrional  …………… … 272
I) Discusiones, disputas y gestiones inútiles …………………..     272

II) La segunda batalla de Narvik………………………………………… … 279
III) La explotación perdida …………………………………………………..     287
IV) Los ingleses hacen pie al norte de Narvik……………………… … 291

CAPÍTULO III —El problema de Trondhjem  ………………………….. … 296
I) La resistencia noruega al invasor   ……………………………….. … 296
II) La operación “Marteau”  ………………………………………………. … 299

CAPÍTULO IV — Namsos  ………………………………………………………. … 306
I) La llegada de las tropas inglesas …..’…………………………….. … 306
II) El Cuerpo Expedicionario francés de Namsos  ………………. … 309
III) Los franceses se instalan……………………………………………….. … 316
IV) El asunto del Steinkjer ………………………………………………….. … 319
V) El abastecimiento imposible  …………………………………………     321

CAPÍTULO V —Andalsnes ………………………………………………………     331
I) La aventura de Lillehammer ………………………………………….. … 331
II) La batalla aérea  ……………………………………………………………. … 336

CAPITULO VI — Los aliados abandonan Noruega central  ..         340
I) Primeras  desilusiones   ………………………………………………… … 340
II) La   decisión   ………………………………………………………………..     344

  1. La evacuación de Andalsnes  …………………………………….. … 348
  2. La División Cadart salva al Cuerpo Expedicionario

de Namsos  …………………………………………………………………    351_
V) El fin del “Bison” y del “Afridi”    ………………………………… …. 357

CAPÍTULO VII — La guerra a las comunicaciones alemanas       360
I) Los ataques de superficie aliados  ………………………………..     361
II) Dispositivos de los submarinos aliados en el mar del Norte
en el momento de la iniciación de la campaña
de Noruega   ………………………………………………………………. … 371

  1. Éxito inglés en el Skagerrak   ……………………………………….     378
  2. Patrullas en los fiordos  ……………………………………………… … 383

V) Regreso a Francia del Grupo “Jules-Verne”  …………………     385
VI) Los  siembraminas   ………………………………………………………. … 387

CAPÍTULO VIII — El ataque alemán hacia Noruega septen­
trional 
  ………………………………………………………………………………. … 390

I) Mosjoen   …………………………………………………………………….. … 390
II) El asunto de Hamnesberget……………………………………………     394
III) El fin del sector de Bodo ……………………………………………….. … 397

CAPITULO IX — Bjervik  ……………………………….. ……………………. … 401
I) Llegada de los franceses al sector de Narvik…………………     401
II) Difícil toma de contacto  ………………………………………………. … 405

  1. El desembarco en Bjervik……………………………………………..     408
  2. Primera  victoria   ………………………………………………………… …. 413

CAPÍTULO X — La zona de retaguardia aliada en Narvik .           417
I) Organización y defensas   ……………………………………………. …. 417
II) El problema aéreo………………………………………………………….. …. 420
III) Los problemas de Comando y el pedido de armisticio
noruego   ……………………………………………………………………. …. 425

CAPÍTULO XI — La conquista y la evacuación de Narvik ..           429
I) La orden de evacuación de Noruega  …………………………… …. 429
II) La victoria de Narvik  …………………………………………………….      435

  1. La evacuación  …………………………………………………………… …. 439
  2. Irrupción de los cruceros de batalla alemanes – El fin

del “Glorious” ……………………………………………………………. …. 443

CONCLUSIONES   …………………………………………………………………. …. 451
I) Lecciones de una derrota …………………………………………….. …. 451
II) La invasión de Noruega, ¿fué para Hitler un error
estratégico ?……………………………………………………………..      453
III) Las pérdidas de la Kriegsmarine en Noruega, ¿han
salvado a Inglaterra de la invasión ?……………………………      458

ANEXOS   ……………………………………………………………………………….. …. 467


ÍNDICE DE CARTAS
I —’La  guerra  rusofinlandesa   –  Los   combates   de   diciembre de 1939.
II — Petsamo y la costa finlandesa del Ártico.
III — Las rutas del hierro.
IV — El frente de Carelia – Segunda parte de la campaña.
V — La invasión de Noruega – Búsqueda de las fuerzas  ale­manas.
VI —El fiordo de Oslo.
VII — Bergen y sus alrededores.
VIII — Dinamarca.
IX — La primera batalla de Narvik (1ª fase).
X — La primera batalla de Narvik (2ª- fase).
XI — La segunda batalla de Narvik (13 de abril de 1940).
XII — El sector de Narvik.
XIII—El sector Namsos Steinkjer.
XIV — Andalsnes y Lillehammer.
XV — Hemnesberget y el fiordo de Mo.
XVI — Los combates de Narvik hasta el 15 de mayo de 1940.
XVII —Los combates de Narvik (15 de mayo – 7 de junio de 1940).

PREFACIO

 

JACQUES Mordal es el autor de un libro notable sobre la batalla de Dunkerque y de un estudio muy interesante sobre el fin del “Bismarck”. Este marino nos ofrece boy un nuevo trabajo: “La campaña de Noruega”.
Ya han aparecido cautivantes relatos de episodios heroicos que tuvieron lugar durante esta campaña. Pero, a nuestro sa­ber, ninguna obra ha sido publicada en Francia que englobe, a la vez, un relato circunstancial de los hechos y el estudio de sus causas profundas e inmediatas. En virtud de esto, así como en razón de la solidez e imparcialidad de su documentación, ella merece retener la atención, no sólo de los técnicos, sino también del gran público. Pues la historia de esta corta y animada campaña es fértil en enseñanzas.
Remontando a las causas, se puede preguntar si las em­presas de Rusia no constituyeron las circunstancias determinantes en el génesis de los asuntos de Noruega. La guerra ruso-finlandesa, que hizo plantear abiertamente la cuestión de la intervención en Escandinavia, no era más que una fase de la maniobra rusa en dirección al Atlántico. Continuando la po-política de los zares, Stalin buscaba procurarse primeramente el dominio de las costas orientales del Báltico haciendo presión sobre Estonia y Lituania, luego sobre Finlandia. Esta última, se negó primeramente a someterse. Pero ella no podía esperar resistir por mucho tiempo. Las potencias occidentales no podían venir en su ayuda, a la vez en razón de su aleja­miento y porque Gran Bretaña no quería, de ninguna manera, chocar con la U.R.S.S. Finlandia fué aplastada y en las condiciones de paz, muy duras, que le fueron impuestas, apa­rece el hilo conductor del pensamiento de Moscú, bajo la forma de los artículos 6 y 7 del tratado del 13 de marzo de 1940, exigiendo la construcción de rutas y de vías férreas que facilitarán la penetración rusa hacia la región de las minas suecas y hacia los fiordos más septentrionaies de Noruega, en un lugar donde el mar no se hiela nunca.
Si se consideran las condiciones bajo las cuales se preparó la expedición y las diferentes peripecias de su ejecución, conviene lamentar las imperfecciones de la alianza anglofrancesa durante el primer año de la guerra.
A pesar de los intereses comunes, los dos países estaban lejos de tener la misma concepción sobre la conducción de la guerra. En la campaña de Escandinavia, Inglaterra veía sobre todo las cargas que tendría que soportar, mientras que las franceses, tomando demasiado fácilmente sus deseos por realidades y prontos a lanzarse en una empresa de la que preveían incompletamente el desarrollo, se extrañaban de ciertas reticencias.
Del choque de estos dos estados de espíritu, nació un cli­ma de incertidumbre y de indecisión que hizo preparar la expedición en muy malas condiciones. En el momento en que los aliados se decidían al fin a la acción, se vieron precedidos por un enemigo decidido que no tenía que consultar más que consigo. En resumidas cuentas, necesitó más o menos tanto tiempo la coalición anglofrancesa para tomar su decisión, como Hitler para poner a punto un proyecto, sin duda arriesgado, pero que tuvo el mérito de triunfar. Tuvimos entonces que improvisar una réplica que corrió la suerte de la mayoría de las improvisaciones. El descalabro aliado en Noruega central, fué el primer fracaso grave de los aliados en el curso de ese año desdichado. Él puso en evidencia todas las lagunas de nuestra colaboración militar y política con los británicos. La alianza estaba en su infancia todavía. La experiencia de la Gran Guerra había sido olvidada. Hubiera sido bueno dilucidar lealmente, desde el comienzo, algunas divergencias no confesadas, a fin de no tener que sufrir sus consecuencias.
Cierto es que esta lección de último momento podía difícilmente traer sus frutos, porque la rapidez con que se sucedieron los acontecimientos no dejó tiempo material para com­prender todo su alcance.
La campaña de Noruega, a pesar de su brevedad, abunda en enseñanzas de orden táctico y estratégico.
Ella constituye la primera experiencia bajo el fuego, de operaciones combinadas. La naturaleza del terreno imponía una estrecha colaboración entre las fuerzas de tierra, de mar y aire, sobre todo porque los enlaces no eran posibles más que por vía aérea o marítima. Se realizaron experiencias interesantes, tales como los felices desembarcos de Bjervik y de Narvik. Los vehículos de desembarco revelaron a la vez sus imperfecciones y sus posibilidades, mediante ciertas mejoras.
Pero, sobre todo, la guerra de Noruega demostró de una manera ostensible el papel decisivo de la aviación en la guerra moderna y, especialmente en las operaciones anfibias. Ciertamente, la experiencia polaca, desde este punto de vista no había sido letra muerta para los aliados, puesto que en su plan inicial, uno de los primeros objetivos era la captura del gran aeródromo de Sola, cerca de Stavanger. Desgraciadamente, los ingleses abandonaron este objetivo desde que supieron que los alemanes pasaban a la acción. Fué esta, muy ciertamente, una de las causas de nuestros fracasos en Noruega central.
Los alemanes, al contrario, habían dado preponderancia a la acción aérea, al punto que consideraron, en cierto grado de su preparación, confiar la invasión de Noruega exclusivamente a la “Luftwaffe”.
Si se decidieron, a continuación, a empeñar allí los tres ejércitos, la parte de la aviación no siguió siendo por ello, menos considerable.
La aviación táctica hostigó continuamente a las tropas aliadas y especialmente a los ingleses aventurados en el valle del Guadalcanal hasta Lillehammer. Ella provocó su retirada pre­cipitada.
La aviación estratégica hizo la vida imposible al cuerpo expedicionario aliado de Namsos, destruyendo sistemáticamen­te sus bases e impidiéndole todo abastecimiento.
En Narvik, si los aliados consiguieron algo, es gracias al esfuerzo considerable realizado por la R.A.F. y por la aviación de portaaviones encargada de mantener, permanentemente, una protección de cazas sobre las tropas en operacio­nes. Cada vez que esa protección faltó, la situación se hizo rápidamente muy delicada.
Es en Noruega que el transporte aéreo fué, por primera vez, utilizado en gran escala.
La marina descubrió en Noruega el peligro mortal que le hacía correr la aviación. Por haberse aventurado delante de Bergen, el 9 de abril, sin ningún apoyo aéreo, la flota anglo-francesa sufrió pérdidas y, finalmente, tuvo que abandonar el terreno.
La situación de los neutrales es delicada.
Las potencias neutrales no tienen consideración más que por aquel que manifiesta su potencia. Si Noruega hubiese estado convencida de nuestra superioridad, ella nos habría acogido mucho más rápidamente y la campaña se hubiera, tal vez, desarrollado en condiciones más favorables.
El caso de Noruega en 1940, es una confirmación del hecho de que la neutralidad es una situación precaria. La misma no puede ser defendida más que por la fuerza de las armas, a menos que los dos antagonistas no tengan un interés igual en verla subsistir.
Noruega no poseía los medios para hacer respetar su neutralidad.
Sus bases, interesaban igualmente a ambos bandos.
Sin duda ella esperaba que, como en el año 1914, cada uno de los dos beligerantes se abstendría de intervenir, ante el temor de provocar al adversario a hacer lo mismo. Este razonamiento demostró ser equivocado. Desde su derrota de 1918. Alemania había comprendido que sus bases de partida eran insuficientes para llevar una guerra marítima contra Inglaterra.

Las preocupaciones de la guerra económica empujaron a los aliados a la ruta de hierro. Hitler no había tenido ningún escrúpulo que dejar de lado y los que los aliados podían tener al principio, habían concluido por desaparecer ante las necesidades de la guerra.
El Atlántico sigue siendo una de las más grandes arterias de la economía mundial; las recientes discusiones lo prueban. El interés alegado por todas las potencias sobre la decisión de Noruega en lo que respecta al Pacto del Atlántico, muestra bien que sus costas constituyen una de las llaves.
La neutralidad, así como la simple tranquilidad de ese pueblo valeroso, parecen pues fuertemente comprometidas en el futuro.
Resumiendo, la historia de la campaña de Noruega es la de una operación desafortunada, insuficientemente preparada y conducida, destinada, en consecuencia, desde su origen, a un contraste que nuestros reveses en Francia no hicieron más que precipitar.
Ella dio lugar a muy hermosos hechos de armas de los cuales los soldados, marinos y aviadores aliados pueden estar orgullosos.
Si ella nos hubiera sacado más pronto del sopor de Ja “drôle de guerre” (1), sus enseñanzas hubieran podido ser utilizadas para la campaña de 1940. Está permitido pensar que no todas se habrán perdido para la prosecución del conflicto, ya que las lecciones se extraen mejor de los combates desafortunados que de las grandes victorias.
En el momento en que las naciones occidentales tratan de organizar su defensa, el recuerdo de la campaña de Noruega nos debe recordar que una alianza no se improvisa.
Esta es una obra de largo aliento que necesita una suma de buena voluntad, de mutua comprensión y sobre todo de recíproca franqueza, que no se consiguen muy frecuentemente, por cierto, ¡más que en el crisol de la prueba!
Es por no haber sabido desde los primeros días, desempeñar su parte en estas cualidades indispensables, que los aliados conocieron la derrota de 1940.
Al menos que, para el futuro, estas lecciones produzcan sus frutos.
El libro de Jacques Mordal, que nos lleva a meditar sobre estos graves problemas, es un buen libro.

General Weygand.

(1) Expresión francesa equivalente a “guerra absurda”, con que se designo el período de las operaciones realizadas entre la línea Sigfrido y la Maginot.   (N.  de E.).

SIEMPRE PILOTO DE CAZA As del aire en las dos guerras mundiales – THEO OSTERKAMP – Generalleutnant de la Luftwaffe

284 páginas
14,5 x 21 cm.
Ediciones Sieghels
2012
, Argentina
tapa: color, plastificada,
Precio para Argentina: 80 pesos
Precio internacional: 20 euros

El Generalleutnant Theodor Osterkamp pertenece al muy selecto grupo de pilotos que combatieron tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial. Aún más destacable es el haber sido condecorado en la primera con la exclusiva Pour le Mérite y en la segunda con la Cruz de Caballero, demostrando así su alto valor como combatiente.
Además, “Theo”, tuvo también una importante participación en la creación de la nueva Luftwaffe durante el periodo de entreguerras, como nos cuenta aquí en sus memorias.
Logrando confirmar 32 victorias en el primer gran conflicto y ya habiendo confirmado 4 victorias, y con dos más sin confirmar durante la Batalla de Inglaterra, en la Segunda Guerra Mundial, pasa a ocupar puestos de mando en la Luftwaffe y deja con tristeza la Caza activa por orden del Alto Mando.
Su amor por el vuelo le hace decir a sus “muchachos”:
“Quizá llegue un día en que por tener que luchar con adversarios muy superiores en número, se desesperen ustedes ante la idea de tener que cumplir una misión casi irrealizable… Pero recuerden entonces que el destino les ha dado la suerte más grande que puede caberle a un hombre libre, y que los sitúa sobre todos los demás, incluso sobre mí a partir de hoy… En ese momento crítico, como me ocurre a mí con ustedes, deberán considerarse los más altos, los más próximos al sol. ¡Sólo por el hecho de ser PILOTOS DE CAZA!”
O describir de esta manera sus sensaciones al volar:
“Quienquiera que haya tenido la inmensa dicha de volar de una manera activa, sabe que Dios le bendice. ¡Dichosos los que experimentan la alegría, inimaginable para los profanos, de penetrar progresivamente en los secretos de la atmósfera, de descorrer uno a uno los velos que disimulan los misterios del éter! El que después de largos y siempre ansiosos minutos de vuelo a través de una masa de nubes amenazadoras, aparece de repente bajo la lluvia de oro del sol, dominando las nubes aborregadas, para sentirse entonces infinitamente solo e indeciblemente orgulloso, experimenta la dicha delirante, imposible de describir con palabras, de cernerse sobre la vida, como si el tiempo se detuviese, y de sumergir su mirada en la eternidad. Sé que vosotros, aviadores, mis hermanos en este sacerdocio, me comprenderéis.”
Sus desaveniencias con el Alto Mando en la conducción de la guerra lo hacen finalmente apartarse del servicio para no traicionar sus principios.
Por sus capacidades como escritor, como combatiente, como conductor y como hombre, sus memorias no pueden pasar desadvertidas.

ÍNDICE

Dedicatoria……………..7

PRIMERA PARTE:
AVIACIÓN CLANDESTINA.
(1927-1933)

I.- Tras unos años sombríos, de nuevo la luz……………..11
II.- Me gano el puesto……………..15
III.- Penas y alegrías de un Jefe de Estación……………..23
IV.- ¡El mundo es magnífico!……………..31
V.- Viaje a Norteamérica……………..53
VI.- En Rusia……………..65
VII.- Intermedio africano……………..69
VIII.- Proyectos de reconstitución de una Aviación……………..73

SEGUNDA PARTE
DESARROLLO DE LA LUFTWAFFE.
(1933-1939)

I.- ¿Quién quiere alistarse?……………..83
II.- Jefe de la 1ª Escuadrilla……………..95
III.- Jefe de Grupo……………..109
IV.- En Renania……………..113
V.- Los Cazas y el Estado Mayor……………..117
VI.- La Legión Condor……………..121
VII.- La primera Escuela de Caza, en Werneuchen……………..125
VIII.- En Bulgaria……………..131
IX.- Curioso «Kriegsspiele»……………..135
X.- Llega el Messerschmitt 109……………..141
XI.- De la dignidad de la Nación……………..147

TERCERA PARTE
LA GUERRA

I.- Por mucho que se hizo, estalló la guerra1……………..55
II.- Mi Escuadra de Caza1……………..61
III.- El primer avión derribado por la Escuadra de Caza 51……………..175
IV.- Primera misión de guerra……………..183
V.- Mi primer combate……………..187
VI.- Regreso a mi aeródromo de la primera guerra mundial……………..195
VII.- Dunkerque……………..203
VIII.- Sobre los tejados de París……………..219
IX.- El Cabo Gris-Nez……………..227
X.- Primeros combates sobre Inglaterra……………..235
XI.- Ascenso a General……………..243
XII.- La montaña sagrada……………..251
XIII.- ¿Se acerca el final?……………..261
XIV.- Navidad con Adolf Hitler……………..267

Postfacio………………283

DEDICATORIA

Dedico este libro a todos tos pilotos de caza que, como yo, combatieron en los cielos.
Lo dedico ‘también a nuestros camaradas de otros paí­ses de Europa y el Nuevo Mundo, que, exactamente igual que nosotros, se batieron por su patria.

Sin embargo, lo dedico más especialmente a aquellos que nun­ca citan los partes de victorias… A esos aviadores que la Histo­ria silencia su nombre; a esos que sólo viven en nuestros cora­zones: los Kaczrnareks *.

En tiempos, cuando el noble caballero apercibía por fin a su principesco adversario ten él tumulto de la batalla y espoleaba su caballo hacia él, blandiendo el mandoble o lanza en ristre, su escudero le seguía como su sombra para protegerle con su escudo e incluso con su propio cuerpo contra tos golpes del adversario.
Igual que caballero y escudero, cuando el jefe de patrulla se lanzaba a las salvajes acrobacias del combate aéreo, picando a través de la escolta para alcanzar a los bombarderos o salvando en vuelo rasante alguna altura para hundirse en un valle y atacar un aeródromo, él Kaczmarek le seguía como su sombra.
El Kaczmarek no ve nada, no mira a su alrededor, ignora dónde se encuentra… Sólo tiene ojos para un solo hombre, para un solo avión, al que sigue ciegamente, hasta el infierno si es preciso. Su hora de entrar en combate suena únicamente cuando un adversario amenaza a su jefe de patrulla; entonces la energía acumulada en él se descarga como un relámpago para fulminar al enemigo.
Luego, inmediatamente, fija de nuevo sus ojo» exclusivamen­te en su jefe. Nadie ha observado su victoria, que rara vez se anota en su haber… Las citaciones y las condecoraciones son siempre para él gran as que él protege, y es bien rara, la vez que un poco de la gloria de éste llega a acariciar la frente del humilde y fiel Kaczmarek.
Nadie nos dirá nunca cuántos ases enemigos que nos tenían ya centrados en sus visores fueron abatidos por nuestros Kaczmareks, ni cuantos de nuestros mejores sucumbieron bajo las balas de lo» Kaczmareks enemigos. Combatieron mucho más que nosotros, y su fidelidad, casi infrahumana, permaneció siempre silenciosa. Los Kaczmareks han sido, sin duda, los últimos vestigios de la noble época da los caballeros.

Theo OSTERKAMP

 

NOTA:
* En polaco, «criado:», «servidor», «escuden». En la Caza de la Luftwaffe se llamaba «Kaczmarek» al escolta del Rottenführer (jefe de pareja). (N. del t.)

FALLSCHIRMJÄGER EN ESCANDINAVIA – Óscar González

192 páginas
Muy ilustrado
24 x 17 cm.
Editorial Galland books
2008

Encuadernación rústica cosido
Precio para Argentina: 135 pesos
Precio internacional: 25 euros

La conquista de Dinamarca  y Noruega en 1940 es un interesante caso de estrategia que merece ser estudiado. Los alemanes pusieron el acento en la movilidad, la velocidad y el ritmo: «llegar los primeros con lo máximo posible». Fue asíí como dirigieron su potencial aéreo y su habilidad táctica superior contra la debilidad de un adversario menos resuelto y con la «voluntad de ganar» quebrada.

La Luftwaffe contribuyó a la victoria aportando una fuerza paracaidista que, indudablemente, fue la punta de lanza del ataque alemán, sorprendiendo a propios y extraños. Los paracaidistas alemanes (Fallschirmjäger), soldados de élite, combatieron mejor que el soldado estándar, protagonizando los primeros saltos paracaidistas de la guerra.

El Fallschirmjäger de 1940 se reveló como un soldado bien entrenado, en forma; siempre alerta y con iniciativa, perfectamente conocedor del combate en tierra, consiente que debía actuar nada más aterrizar. Algo, sin duda, no exento de riesgos y errores. Así quedará demostrado en el asalto a los principales puentes y aeródromos daneses y noruegos, en el salto sobre Dombas, tras las líneas enemigas, o en la tenaz resistencia sobre el terreno nevado de Narvik.

ÍNDICE

PRÓLOGO
INTRODUCCIÓN

CAPÍTULO I
LOS PRECEDENTES
•          EL PRECEDENTE: FINLANDIA.
•          LA CRISIS DEL ALTMARK.
•          PREPARATIVOS PARA LA INVASIÓN.

CAPÍTULO II
COMIENZA LA INVASIÓN
•          PARACAIDISTAS EN DINAMARCA.
•          LOS PLANES PARA NORUEGA.

CAPÍTULO III
EL AERÓDROMO DE SOLA-STAVANGER

CAPÍTULO IV
EL AERÓDROMO DE FORNEBU-OSLO
•          El plan de asalto paracaidista.
•          La primera oleada del transporte de tropas.
•          El escuadrón de caza noruego (Jagevingen) de Fornebu.
•          La batalla por Oslo.
•          La toma de Fornebu minuto a minuto.
•          Algunas consideraciones.
•          La incursión en Elverum.

CAPÍTULO V
DOMBÁS.
•          Los preparativos de la misión.
•          Los defensores noruegos.
•          El salto sobre Dombás. Pelotón Becker (primer pelotón).
Pelotón Uhlig (cuarto pelotón, de ametralladoras).
Pelotón Gerhold (pelotón de comunicaciones/transmisiones).
Pelotón Schmidt (Plana de la compañía, “Stab”).
Pelotón Mössinger Segundo pelotón).
Pelotón Bobrowski (tercer pelotón).
•          El cerco se estrecha.
•          Rendición y cautiverio.
» Algunas consideraciones.

CAPÍTULO VI
NARVIK
•          El “problema Narvik”.
•          La estrategia de Dietl: defensa a toda costa.
•          Los inicios de la participación de los Fallschirmjäger en Narvik.
•          Los Fallschirmjäger de Walther frente a las tropas aliadas.
•          Ataque y estrategia de los Aliados en Narvik
•          Día a día del combate en Narvik: defensa del ferrocarril y resistencia en la nieve.
•          Última operaciones aerotransportadas.
•          A propósito de Narvik… (Consideraciones finales).

APÉNDICE 1: PARACAÍDAS Y TRANSPORTE

APÉNDICE 2: EL ESCUDO DE NARVIK (NARVIKSCHILD)
BIBLIOGRAFÍA

PRÓLOGO

El presente libro es una investigación centrada en las operaciones llevadas a cabo por los paracaidistas alemanes en Dinamarca y Noruega, desde abril a junio de 1940. Accediendo a la petición del autor, que ha tenido en cuenta que soy uno de los pocos testigos que aún sobreviven, trataré de escribir algunas líneas a modo de prólogo.
Durante la campaña de Noruega, a principios de 1940, yo era suboficial (Feldwebel) y jefe de pelotón de la primera compañía del Primer Regimiento Paracaidista (1. FJR 1). Participé con esta unidad en las operaciones de Oslo, Dombás y Narvik. Éstas no iban dirigidas contra Noruega, sino contra Inglaterra.
Ya desde el otoño de 1939, la situación entre alemanes y británicos era de guerra declarada y abierta. Según afirmó el mismo Churchill, no cabía otro objetivo en la guerra, desde su perspectiva, que la destrucción de Alemania. Así pues, el despliegue británico en Noruega comenzó en abril de 1940, con el claro propósito de cortar el suministro de mineral que desde Narvik partía hacia Alemania. Por otra parte, esta presencia militar suponía una amenaza para los intereses alemanes, pues cabía la posibilidad de sufrir un ataque por el flanco noruego. Las operaciones militares alemanas buscaron acabar con esta situación, cosa que finalmente se consiguió, de tal modo que a comienzos de junio los británicos evacuaron Noruega.
Tanto nosotros, Fallschirmjager, como el resto de soldados de la Wehrmacht, cumplimos con nuestro deber de soldados tratando de proteger nuestro país. Este fue nuestro objetivo. No combatimos ciegamente ni por ningún partido ni por ningún personaje.
Durante los últimos cuatro años he tratado de responder a todas las preguntas planteadas por Óscar González López, relacionadas con estas operaciones. Espero y confío que el resultado de su investigación resuelva y aclare todos los aspectos de la participación de los paracaidistas alemanes en Escandinavia (hasta la fecha se han escrito muchas páginas que han faltado a la verdad y que han deshonrado a los Fallschirmjager).
Mi recuerdo se dirige a los compañeros que murieron. Cumplieron con su deber de soldados. Sólo espero que hayan ahorrado a las generaciones futuras una nueva guerra, que sólo trae dolor y crueldad, de tal modo que sea posible vivir en paz y libertad. Es el deseo, expresado de corazón, de este veterano paracaidista. Mucha suerte (Gluck ab).

Alexander Uhlig.
Fallschirmjager condecorado con la Cruz de Caballero el 29 de octubre de 1944
Diciembre 2007

INTRODUCCIÓN

La conquista de Dinamarca y Noruega es un interesante caso de estrategia conjunta que merece ser estudiado y analizado. Muchas de las lecciones de esta campaña permanecen vigentes hoy día, cuando grandes operaciones complejas, desarrolladas a gran distancia, se han convertido en la norma en lo que a estrategia militar se refiere. Aunque las condiciones y bases tecnológicas han cambiado radicalmente -y siguen cambiando sin cesar-, las actuales campañas y operaciones militares muestran significativas similitudes con la operación Weserübung1.
Los alemanes, por ejemplo, pusieron el acento en la movilidad, la velocidad y el ritmo. Dicho sencillamente: “llegar los primeros con lo máximo posible”. El sistema alemán garantizaba el máximo de independencia a los oficiales, insistiendo en que lo fundamental era que mantuvieran la fe en conseguir los objetivos asignados. Mientras que los Aliados avanzaban con cautela, los alemanes luchaban con fluidez, concentrándose más en el enemigo y menos en la “retención” de terreno. Así, los Aliados mostraron una mayor predilección por la batalla “metódicamente” planteada, por decirlo rápidamente. En este sentido, hubiera sido imposible imaginarles “moviendo” a destacamentos aislados de soldados a lo largo de una línea costera de cientos de kilómetros, confiando en unirles más tarde, todo esto con la amenaza de una armada enemiga potentísima, una meteorología que no permitiría volar y con grandes contraataques anfibios.
El plan alemán se apoyará, por una parte, en interrumpir rápidamente la movilización de tropas noruegas, y por otra, en apoderarse de todas las zonas susceptibles de ser utilizadas por los Aliados en hipotéticos desembarcos. Su obsesión, por tanto, no será precisamente la de proteger flancos o estabilizar el frente.
Con esta estrategia, los alemanes dirigirán su “potencia” (es decir, velocidad, rapidez, ritmo, potencial aéreo y habilidad táctica superior) contra la debilidad de un adversario menos resuelto y con la “voluntad de ganar” quebrada. Aunque las bajas en ambos bandos serán equivalentes (incluso significativamente superiores en la Kriegsmarine y Luftwaffe), la moral de los alemanes permaneció alta a lo largo de toda la campaña.
Como laboratorio para futuras operaciones, la invasión alemana de Noruega abrió un nuevo reto en la historia de la guerra. Una de las lecciones fue la cooperación entre las diferentes ramas del ejército, esencial para el triunfo. La operación Weserübung requirió la integración de las fuerzas de tierra, mar y aire, cada una respondiendo con total resolución. Fue la primera operación que contó con un sistema de mando unificado.
La Kriegsmarine, sensiblemente inferior a la Royal Navy, sufrirá considerables pérdidas, pero conseguirá su objetivo: desembarcar a las tropas de tierra y cubrir su despliegue posterior.
Por lo que respecta a la Luftwaffe, ésta conducirá, sin lugar a dudas, una de las mejores y más innovadoras operaciones aéreas del momento, volando a grandes distancias y con una meteorología adversa. Los pilotos alemanes serán los grandes responsables de la movilidad estratégica, así como los garantes del apoyo a tropas de tierra (carentes de artillería pesada). Su contribución será decisiva.
Pero la Luftwaffe no sólo aportó pilotos y aparatos de transporte o apoyo, sino también una fuerza paracaidista que, indudablemente, fue la punta de lanza del ataque alemán, sorprendiendo a propios y extraños.
Podemos considerar a los paracaidistas alemanes (Fallschirmjäger) como soldados de élite dentro del ejército alemán de la Segunda Guerra Mundial, principalmente por los éxitos conseguidos durante los primeros años de la guerra. Combatieron mejor que el soldado alemán estándar. Las acciones -variadas- en las que fueron empleados durante la invasión de Noruega apoyan esta tesis.
Ciertamente, el Fallschirmjäger de 1940 se reveló como un soldado bien entrenado, en forma, tanto física como psíquicamente; siempre alerta y con iniciativa, consciente de que debía actuar nada más tocar tierra. Adaptación a las circunstancias, manejo de armas (propias y del enemigo) y capacidad para el combate cuerpo a cuerpo, eran otras características importantes de su entrenamiento. Mención especial merece la formación de los oficiales, perfectamente conocedores del combate en tierra.
Tristemente, el peor enemigo de los Fallschirmjäger fueron ellos mismos. La buena reputación que les acompañaba jugó en su contra. Se les asignaron misiones para las que no estaban realmente preparados. En el caso concreto de Noruega, su primer salto tras las líneas enemigas -uno de los primeros en combate de toda la guerra- fue una operación improvisada y mal preparada. Los paracaidistas fueron enviados a Dombás contra tropas noruegas mucho mejor equipadas. Acabaron abandonados a su suerte y completamente vulnerables, sin armas o equipo adecuados para su misión.
Es un caso que analizaremos porque guarda cierto “aire de familia” con otras misiones aerotransportadas alemanas (Holanda y Creta, por poner dos ejemplos). Estos saltos paracaidistas pasaron “factura”, a pesar de conseguir su objetivo (a costa de graves pérdidas). El aislamiento de varias unidades Fallschirmjäger, lanzadas precipitada o erróneamente sobre el objetivo y sometidas a fuertes ataques -tal y como ocurrió en el ataque a Noruega y, posteriormente, en Holanda, Creta y Ardenas-, revela un error grave de planificación, a la par que un punto débil en la estrategia paracaidista.
El estudio de las operaciones paracaidistas en Noruega nos permite analizar diferentes empleos, por así decirlo, del Fallschirmjäger. En cierto modo, la campaña es un resumen perfecto de las estrategias desplegadas a lo largo de toda guerra.
En primer lugar, el salto sobre un objetivo, bien penetrando en las líneas enemigas, para mantener la posición hasta contactar con fuerzas terrestres, bien atacando masivamente objetivos limitados y vitales (aeropuertos), como paso previo al desembarco de tropas de infantería aerotransportadas. En ambos casos el método preferido por los alemanes era el lanzamiento directamente sobre el objetivo de grupos de paracaidistas. Así se aumentaba el factor sorpresa sobre el enemigo, algo que debían tener en cuenta los “escasamente armados” Fallschirmjäger.
Un segundo método, empleado especialmente para grandes saltos de combate (Creta), apenas se puso en práctica en Noruega. Tan sólo sobre Dombás se emplearía LO que la estrategia alemana denominaba “manchas de aceite”, es decir, varias zonas de salto con la intención de crear posiciones rodeando el objetivo.
Por último, en la operación Weserübung se empleó a los Fallschirmjäger como fuerzas de infantería, bien como avanzadilla penetrando en las líneas enemigas y sacando el máximo provecho del importante factor sorpresa, bien como apoyo a fuerzas de infantería, perdiendo su “status” -de combate- especial. Este último método fue justificado sólo por la existencia de alguna urgencia.
La investigación histórica (y no sólo la española…) ha dedicado pocas líneas a analizar pormenorizadamente las acciones paracaidistas alemanas llevadas a cabo durante LA ocupación de Dinamarca y Noruega. Además, lo poco que se ha escrito, carece de precisión y, sobre todo, de crítica. Y es que este último aspecto es esencial. La narración va de la mano del análisis. La lectura de las operaciones paracaidistas ofrece, sin rugar a dudas, jugosas reflexiones. Ofreceremos una mirada crítica, en suma, que sitúe sin confusión las luces y las sombras de la estrategia alemana, que, por otra parte, marcará el resto de acciones de los Fallschirmjäger a lo largo de la guerra.
Nuestro propósito, en definitiva, es realizar una crónica crítica de la acción de los Fallschirmjäger durante la operación Weserübung. Crónica, porque pretende explicar con coherencia narrativa, precisión y objetividad, el papel -destacado- desempeñado por esta unidad de élite. Nunca antes de abril de 1940 se había realizado un salto paracaidista de combate. Sólo por esto merece la pena una mirada detenida.
El testimonio directo de protagonistas de las operaciones (noruegos y alemanes) y la utilización de fuentes primarias han sido la “columna vertebral” del presente trabajo. El contacto, a través de entrevista personal o carta, con los veteranos que participaron en los combates de Noruega ha supuesto un reto y un honor. No cabe duda de que escuchar sus testimonios a los 67 años de los acontecimientos es una de las mejores motivaciones para el amante de la historia. Hemos experimentado algo semejante a lo que aludía el gran escritor Josep Pía cuando afirmaba que “lo que me interesa es la historia, vivir la historia, estar lo más posible dentro de la historia “. Ernst Mósanger (-), Albert Valjeur (+), Alexander Uhlig, Gerhard Broder, Wilhelm Metscher, Heinz Kluge, Friedrich Heinrich Ungeheuer y Per Waaler permitieron “entrar en la Historia” al autor de estas páginas, toda vez que le aportaron un “tesoro” de valor incalculable: sus recuerdos.
Así mismo, nuestro trabajo también ha gravitado en torno a las profundas investigaciones llevadas a cabo por los historiadores Karl-Heinz Golla, Cato Guhnfeldt, Andreas Hauge (+) y 0ivind Solvik. Contar con su consejo y orientación, ha sido un auténtico privilegio. En la misma línea, la inestimable ayuda de Arne Gunnar Lovlund, del museo “Dombás krigsminneforening” y de Jan Lehre, fue esencial en nuestra búsqueda -casi obsesiva- de precisión. Imprescindibles, también, fueron las colaboraciones de Richard Kloes, Arnold Wesenberg, Paul Ullmann, Eugen Siffermann, Ingeborg von Hove, Tor Schye (que puso a nuestra disposición el interesantísimo archivo de su padre, Kristian Fredrik Schye), 0yvind Holt, Hans-Joachim Oehler (de “Der Deutsche Fallschirmjager”, siempre atendiendo nuestras consultas), Günter Schalich, Ian Tannahill y Lucas Molina, al que nunca agradeceremos lo suficiente su confianza y “apuesta decidida” porque este trabajo viera la luz.
Eric Queen, Simón Orchard, Bart Jansen, Erik Ettrup, Ramón Boronda, Andreas Hauge y Kristian Hosar cedieron amablemente fotografías de sus archivos e Iñaki Merino dibujó con maestría “lo imposible”. Así mismo, la paciencia -una vez más- y el saber hacer de Josu Otxoa, a través de sus valiosas sugerencias, encarrilaron estas páginas por la senda adecuada. Por último, debo reconocer que hasta el más mínimo detalle de este trabajo está envuelto por esa “presencia cariñosa y paciente” llamada Raquel… A todos ellos va dirigido mi más sincero agradecimiento.
Y al final de la crónica y de la crítica sólo queda lugar para una última reflexión, para un deseo, que no por breve es desdeñable: la paz. Instalados desde la perspectiva del historiador no podemos por menos de guiar nuestro enfoque con la experiencia de los que allí lucharon y sobrevivieron. En este sentido el libro se abre con las reveladoras palabras de Albert Valjeur, Fallschirmjäger y amigo, que murió antes de ver escrito este libro. Su lema es el nuestro: “todas mis palabras son una denuncia de la guerra”.

1.-Cf. Hooke, R. y Coglianese, C. (1993), pág. 100-101.

Miradas sobre los mundos antiguos – Frithjof Schuon

156 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2015
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
Precio para Argentina: 210 pesos
Precio internacional: 14 euros

En “Miradas sobre los mundos antiguos” Frithjof Schuon presenta una penetrante e inteligente visión sobre la historia y las civilizaciones basada en los principios de la Sabiduría Perenne, poniendo brillantemente en aplicación los principios metafísicos, espirituales y cosmológicos presentados por los estudiosos de la Tradición primordial. Esta presenta la virtud de deshacer las ilusiones del mundo moderno para poder centrarse en lo esencial, en los valores espirituales imperecederos e invariables sobre los que se construye una verdadera civilización Tradicional. La ciencia espiritual que se rescata es completamente real y objetiva, aunque no busque desarrollar técnicas para sumergirse en el materialismo sino que tiene una orientación contraria.
Frithjof Schuon nos hacer ver lo que hay que entender verdaderamente por “sentido de la historia”, y que lo que se llama corrientemente “progreso” en la actualidad corresponde más bien a una “caída” en el sentido metafísico, espiritual y cosmológico del término.

ÍNDICE

Miradas sobre los mundos antiguos 7
Caída y decadencia 29
Diálogo entre helenistas y cristianos 59
Chamanismo pielroja 75
Sobre las huellas de Maya 91
Reflexiones sobre la ingenuidad 101
El hombre en el universo 113
Universalidad y actualidad del monaquismo 121
Claves de la Biblia 139
Religio perennis 145

MIRADAS SOBRE LOS MUNDOS ANTIGUOS

Toda la existencia de los pueblos antiguos y en general de los pueblos tradicionales está dominada por dos ideas clave, las del Centro y el Origen. En este mundo espacial en que vivimos, cada valor se refiere de alguna manera a un Centro sagrado que es el lugar donde el Cielo ha tocado la tierra; en cualquier mundo humano hay un lugar donde Dios se ha manifestado para esparcir sus gracias. Lo mismo ocurre respecto al Origen, que es el momento casi intemporal en que el Cielo estaba cercano y las cosas terrestres eran todavía semicelestes; pero también, para las civilizaciones que tienen un fundador histórico, es el período en que Dios ha hablado, renovando de esta forma la alianza primordial para una rama de la humanidad. Ser conforme a la tradición es permanecer fiel al Origen y por este mismo motivo situarse en el Centro; mantenerse en la Pureza primera y en la Norma universal. En el comportamiento de los pueblos antiguos y tradicionales todo se explica, directa o indirectamente, por estas dos ideas, que son como los puntos de referencia en el mundo inconmensurable y peligroso de las formas y el cambio.
Este género de subjetividad mitológica, si uno puede expresarse así, permite comprender, por ejemplo, el imperialismo de las antiguas civilizaciones, pues no basta con invocar en este caso la «ley de la jungla», incluso en lo que puede tener de inevitable biológicamente y, por consiguiente, de legítimo; también hay que tener en cuenta, antes de cualquier cosa, puesto que se trata de seres humanos, el hecho de que cada civilización antigua vive como en un recuerdo del Paraíso perdido y que se presenta —como vehículo de una tradición inmemorial o de una Revelación que restaura la «palabra perdida»— como la ramificación más directa de la «edad de los Dioses». En consecuencia, cada vez es «nuestro pueblo» y ningún otro quien perpetúa la humanidad primordial desde el doble punto de vista de la sabiduría y las virtudes; y es preciso reconocer que esta perspectiva no es ni más ni menos falsa que el exclusivismo de las religiones o, en el plano puramente natural, la unicidad empírica de cada ego. Muchos pueblos no se designan a sí mismos con el nombre que otros les atribuyen, se llaman sencillamente «el pueblo» o «los hombres»; las otras tribus son «infieles» se han desgajado del tronco; grosso modo, éste es el criterio del Imperio romano al igual que el de la Confederación de los Iroqueses.
El sentido del imperialismo antiguo es el de extender un «orden», un estado de equilibrio y estabilidad conforme a un modelo divino que por lo demás se refleja en la naturaleza, particularmente en el mundo planetario; el emperador romano, como el monarca del «Imperio celeste del Medio», ejerce su poder gracias a un «mandato del Cielo». Julio César, detentador de este mandato y «hombre divino» (divus) , tenía conciencia del alcance providencial de su misión; en su opinión nada tenía el derecho de oponérsele; Vercingetorix era para él una especie de herético. Si los pueblos no romanos eran considerados como «bárbaros», ante todo es porque se colocaban al margen del «orden»; desde el punto de vista de la pax romana manifestaban el desequilibrio, la inestabilidad, el caos, la amenaza permanente. En la Cristiandad (corpus mysticus) y en el Islam (dār el-islām), la esencia teocrática de la idea imperial aparece con claridad; sin teocracia no se puede hablar de civilización digna de este nombre. Esto es tan verdadero que los emperadores romanos, en plena descomposición pagana y a partir de Diocleciano, sintieron la necesidad de divinizarse o dejarse divinizar, atribuyéndose de forma abusiva la cualidad del conquistador de los Galos descendiente de Venus. La idea moderna de la «civilización» no carece de relación histórica con la idea tradicional del «imperio»; pero el «orden» se ha hecho puramente humano y profano por completo, como, por otra parte, lo demuestra la idea de «progreso», que es la negación misma de cualquier origen celestial; de hecho, la «civilización» no es sino el refinamiento ciudadano en el marco de una perspectiva mundana y mercantil, lo que explica su hostilidad tanto hacia la naturaleza virgen como hacia la religión. Según los criterios de «la civilización» el ermitaño contemplativo —que representa la espiritualidad humana al mismo tiempo que la santidad de la naturaleza virgen— no puede ser más que una especie de «salvaje», cuando en realidad es el testigo terrestre del Cielo.
Estas consideraciones nos permiten hacer en este momento algunas precisiones sobre la complejidad de la autoridad en la Cristiandad de Occidente. El emperador encarna frente al papa el poder temporal, pero esto no es todo: representa también, por el hecho de su origen precristiano y no obstante celeste , un aspecto de universalidad, mientras que el papa se identifica por su función únicamente a la religión cristiana. Los musulmanes en España no fueron perseguidos más que a partir del momento en que el clero había llegado a ser demasiado poderoso frente al poder temporal; éste, que es competencia del emperador, representa en este caso la universalidad o el «realismo» y, por tanto, la «tolerancia», y en consecuencia también, por la fuerza de las cosas, cierto elemento de sabiduría. Esta ambigüedad de la función imperial —de la que los emperadores tuvieron conciencia a uno u otro nivel — explica en parte lo que podríamos denominar el tradicional desequilibrio de la Cristiandad; y, podría decirse que el papa reconoció esta ambigüedad —o este aspecto de superioridad que paradójicamente acompaña a la inferioridad— al posternarse ante Carlomagno tras su coronación .
El imperialismo puede venir o del Cielo o simplemente de la tierra, o también del infierno; en cualquier caso, es seguro que la humanidad no puede permanecer dividida en una polvareda de tribus independientes; los malos se arrojarían inevitablemente sobre los buenos y el resultado sería una humanidad oprimida por los malos y, por tanto, el peor de los imperialismos. El imperialismo de los buenos, si esto se puede decir, constituye, pues, una especie de guerra preventiva inevitable y providencial; sin él no es concebible ninguna gran civilización . Si se nos hace la observación de que todo esto no nos hace salir de la imperfección humana lo aceptamos; lejos de preconizar un «angelismo» quimérico, levantamos acta del hecho de que el hombre siempre es el hombre desde que las colectividades con sus intereses y pasiones entran en juego; los conductores de hombres están absolutamente obligados a tener esto en cuenta, aunque ello disguste a aquellos «idealistas» que estiman que la «pureza» de una religión consiste en suicidarse. Y esto nos lleva a una verdad que está demasiado perdida de vista por los propios creyentes: que la religión como hecho colectivo forzosamente se apoya sobre lo que la sostiene de una manera o de otra, sin por ello perder nada de su contenido doctrinal y sacramental ni de la imparcialidad que resulta de ello; pues una cosa es la Iglesia como organismo social y otra el depósito divino, el cual subsiste por definición más allá de las intrigas y servidumbres de la naturaleza humana individual y colectiva. Querer modificar el arraigo terrestre de la Iglesia —arraigo que el fenómeno de la santidad compensa con creces— lleva a deteriorar la religión en lo que tiene de esencial, conforme a la receta «idealista» según la cual el medio más seguro de curación es matar al paciente. En nuestros días, en defecto de poder elevar la sociedad humana al nivel del ideal religioso, se rebaja la religión al nivel de lo que es humanamente accesible y racionalmente realizable y que nada es, tanto desde el punto de vista de nuestra inteligencia integral como de nuestras posibilidades de inmortalidad. Lo exclusivamente humano, lejos de poderse mantener en equilibrio, conduce siempre a lo infrahumano.
Para los mundos tradicionales situarse en el espacio y el tiempo significa, respectivamente, colocarse dentro de una cosmología y una escatología; el tiempo no tiene sentido más que por la perfección del origen que se trata de mantener y con vistas al estallido final que nos proyecte casi sin transición a los pies de Dios. Si en el tiempo a veces hay despliegues que se podrían tomar por progresos si se les aislase del conjunto —en la formulación doctrinal por ejemplo o sobre todo en el arte que tiene necesidad del tiempo y de la experiencia para madurar—, nunca es porque la tradición se suponga que llegue a ser diferente o mejor, sino por el contrario, porque quiere permanecer ella misma de modo completo o «llegar a ser lo que es», o con otras palabras: porque la humanidad tradicional quiere manifestar o exteriorizar en un cierto plano lo que lleva en sí misma y corre el riesgo de perder, aumentando este peligro con el desarrollo del ciclo que forzosamente conduce a la decadencia y al Juicio. Es, en suma, toda nuestra creciente debilidad y con ella el riesgo del olvido y la traición, lo que nos obliga a exteriorizar o hacer explícito lo que en el origen estaba incluido en una perfección interior e implícita; San Pablo no tenía necesidad ni del tomismo ni de las catedrales, pues todas las profundidades y todos los esplendores se encontraban en sí mismo y a su alrededor en la santidad de la comunidad primitiva. Y esto, lejos de sostener a los iconoclastas de cualquier género, se vuelve perfectamente contra ellos: las épocas más o menos tardías —y la Edad Media era una de ellas— tienen necesidad de una manera imperiosa de las exteriorizaciones y desarrollos, exactamente como el agua de una fuente, a fin de no perderse en el curso de su camino, necesita un canal hecho por la naturaleza o la mano del hombre; y al igual que el canal no transforma el agua ni se supone lo haga —pues ningún agua es mejor que el agua del manantial—, las exteriorizaciones y desarrollos del patrimonio espiritual están, no para alterar este último, sino para transmitirlo de la manera más íntegra y eficaz posible.
El genio étnico puede subrayar con preferencia tal o cual aspecto —con pleno derecho y con tanta más seguridad como que todo genio étnico procede del Cielo—, pero su función no podría ser la de falsificar las intenciones primordiales; por el contrario, la vocación del genio consiste en hacerlas tan transparentes como sea posible para la mentalidad que representa. Por una parte, hay el simbolismo, que es riguroso como las leyes de la naturaleza, y diverso como ellas, y, por otra, el genio creador que en sí mismo es libre como el viento, pero que nada es sin el lenguaje de la Verdad y los símbolos providenciales, y que nunca es presuroso ni arbitrario. Por esto es absurdo declarar, como se hace habitualmente en nuestros días, que el estilo gótico, por ejemplo, expresa «su tiempo» y que constituye para los cristianos «de hoy» un «anacronismo»; que «hacer el gótico» es «plagio» o «remedo» y que es necesario crear un estilo conforme a «nuestro tiempo», y así sucesivamente. Es ignorar que el arte gótico se sitúa en el espacio antes de encarnar retrospectivamente una época; para salir del lenguaje específicamente gótico el Renacimiento habría debido comenzar por comprenderlo y para comprenderlo habría debido concebirlo en su naturaleza propia y su carácter intemporal; y si lo hubiese comprendido no habría tenido razones para salir de aquél, pues es obvio que el abandono de un lenguaje artístico debe tener otro motivo que la incomprensión y la falta de espiritualidad. Un estilo expresa a la vez una espiritualidad y un genio étnico, y éstos son dos factores que no se improvisan; una colectividad puede pasar de un lenguaje formal a otro en la medida en que un predominio étnico o una floración de la espiritualidad lo exija, pero en ningún caso puede querer cambiar de estilo con el pretexto de expresar un «tiempo» y, por tanto, la relatividad y, en consecuencia, lo que precisamente pone en tela de juicio el valor de absoluto que es la razón suficiente de cualquier tradición. El predominio de la influencia germánica, o la toma de conciencia creadora de los germanos, junto con la preponderancia de los lados emocionales del Cristianismo, dieron lugar espontáneamente a ese lenguaje formal que más tarde se llamó «gótico»; los franceses que crearon la catedral lo hicieron como francos y no como latinos, lo que nunca impidió manifestar su latinidad en otros planos, o incluso dentro del marco de su condición de germanos; no hay que olvidar tampoco que, espiritualmente hablando, eran semitas como todos los cristianos y que esta mezcla —comprendida la aportación celta— es lo que constituye el genio del Occidente medieval. En nuestros días nada justifica el deseo de un estilo nuevo; si los hombres se han convertido en «otros» es de una manera ilegítima y en función de factores negativos, a través de una serie de traiciones prometeicas como el Renacimiento; por consiguiente, lo ilegítimo y lo anticristiano no pueden motivar un estilo cristiano ni entrar positivamente en la elaboración de semejante estilo. Se podría hacer valer que nuestra época es un hecho tan importante que es imposible ignorar, en el sentido de que se está obligado a tener en cuenta las situaciones inevitables; esto es verdad, pero la única conclusión que se puede deducir de ello es que sería necesario regresar a las formas medievales más sobrias y rigurosas, las más pobres en cierto sentido, conforme al desamparo espiritual de nuestra época; habría que salir del «tiempo» antirreligioso y reintegrarse dentro del «espacio» religioso. Un arte que no exprese lo inmutable y que no se quiera inmutable no es un arte sagrado; los constructores de las catedrales no querían crear un nuevo estilo —y si lo hubiesen querido no lo habrían conseguido—, pero querían dar, sin ninguna «investigación», a la inmutabilidad románica un alcance más amplio y sublime o más explícito para sus sentidos; querían coronar y no abolir. El arte románico es más estático e intelectual que el arte gótico y éste es más dinámico y emocional que aquél; pero los dos estilos expresan espontáneamente y sin afectación prometeica el inmutable cristiano .
Al hablar de los pueblos antiguos o tradicionales es importante no confundir las civilizaciones sanas e íntegras con los grandes paganismos —pues en este caso el término se justifica— del Mediterráneo y del Próximo Oriente, de los que el Faraón y Nabucodonosor se han convertido en las encarnaciones clásicas y las imágenes convencionales. Lo que impresiona de entrada en estas tradiciones «petrificadas» del mundo bíblico es el culto a lo macizo y lo gigantesco y una cosmolatría fácilmente acompañada de ritos sanguinarios u orgiásticos, sin olvidar un excesivo desarrollo de la magia y las artes de adivinación. En semejantes civilizaciones se sustituye lo sobrenatural por lo mágico y se diviniza lo de aquí abajo sin ofrecer nada para el más allá, por lo menos en el exoterismo, que, de hecho, todo lo aplasta; una especie de divinización marmórea de lo humano se combina con una humanización pasional de lo divino, los potentados son semidioses y los dioses presiden todas las pasiones .
Una pregunta que se podría plantear ahora es la siguiente: ¿Por qué estas viejas religiones han podido derivar en paganismo y después extinguirse, cuando semejante destino parece excluido para las grandes tradiciones actualmente vivas de Occidente y Oriente? La respuesta es que las tradiciones de origen prehistórico están hechas, hablando simbólicamente, para el «espacio» y no para el «tiempo», es decir, que han salido a la luz en una época primordial donde el tiempo aún no era más que un ritmo dentro de una beatitud espacial y estática y donde el espacio o la simultaneidad todavía predominaban sobre la experiencia de la duración y el cambio; las tradiciones históricas, por el contrario, deben contar con la experiencia del «tiempo» y prever la inestabilidad y la decadencia, puesto que nacieron en épocas en que el tiempo se había hecho como un río rápido y cada vez más devorador, donde la perspectiva espiritual debía centrarse sobre el fin del mundo. La posición del hinduismo es intermedia en el sentido que tiene la facultad, excepcional para una tradición de tipo primordial, de rejuvenecerse y adaptarse; es, pues, a la vez prehistórica e histórica y realiza a su manera el milagro de una síntesis entre los dioses de Egipto y el dios de Israel.
Pero volvamos a los babilónicos: el carácter litológico de este género de civilización no sólo se explica por una tendencia a la desmesura; se explica también por un sentido de lo inmutable, como si al ver volatilizarse la beatitud primordial, se hubiera querido erigir una fortaleza contra el tiempo, o como si se hubiese querido transformar la tradición entera en una fortaleza, con el resultado de ahogar el espíritu en lugar de protegerlo; visto desde este ángulo, el lado marmóreo e inhumano de estos paganismos aparece como una reacción titánica del espacio contra el tiempo. En esta perspectiva, la implacabilidad de los astros se combina paradójicamente con la pasión de los cuerpos; la bóveda estelar está siempre presente, divina y aplastante, mientras que la vida desbordante cumple la función de divinidad terrestre. Desde otro punto de vista, muchos rasgos de las antiguas civilizaciones se explican por el hecho de que en el origen la Ley celestial era de una dureza diamantina y al mismo tiempo la vida tenía todavía algo de celeste ; Babilonia vivía falsamente de esta clase de recuerdo; pero a pesar de todo hubo, en el mismo seno de los paganismos más crueles, suavizamientos que se explican por el cambio de la atmósfera cíclica. La Ley celestial se dulcifica a medida que nos aproximamos al final de nuestro ciclo; la Clemencia aumenta en función del debilitamiento del hombre; la absolución por Cristo de la mujer adúltera tiene este significado —aparte de otros sentidos igualmente posibles— del mismo modo que la intervención del ángel en el sacrificio de Abraham.
Nadie pensaría en quejarse del relajamiento de las costumbres, pero, sin embargo, conviene considerarlo en su contexto y no aisladamente, pues éste revela la intención, el alcance y el valor de aquél. En realidad, el suavizamiento de las costumbres —en la medida en que no es ilusorio— no puede constituir una superioridad intrínseca más que con dos condiciones, en primer lugar, que sea una ventaja concreta para la sociedad y, en segundo lugar, que su precio no sea lo que da un sentido a la vida; el respeto a la persona humana no debe abrir la puerta a la dictadura del error y la bajeza, al aplastamiento de la cualidad por la cantidad, a la corrupción general y a la pérdida de los valores culturales, pues si no, en relación con las tiranías antiguas, no sería sino el exceso contrario y no la norma. Cuando el humanitarismo no es más que la expresión de una sobreestimación de lo humano a expensas de lo divino, o de los hechos en toda su crudeza a expensas de la verdad, no podría tener el valor de una adquisición positiva; es fácil criticar el «fanatismo» de nuestros antepasados cuando ya ni siquiera se tiene la noción de una verdad salvadora, o ser «tolerante» cuando uno se burla de la religión.
Cualesquiera hayan podido ser las costumbres de los babilónicos , no hay que perder de vista que ciertas maneras de actuar dependen en gran parte de las circunstancias y que el hombre colectivo sigue siendo siempre una especie de fiera, por lo menos en la «edad de hierro»: los conquistadores de Perú y de México no fueron mejores que los Nabucodonosor, los Cambises o los Antioco Epifanio , y ejemplos análogos se podrían sacar de la historia más reciente. Las religiones pueden reformar al hombre individual si éste lo consiente —y la religión nunca tiene por función suplir la ausencia de este consentimiento—, pero nadie puede cambiar a fondo esta «hidra de mil cabezas» que es el hombre colectivo, y por esto semejante idea nunca ha constituido la intención de ninguna religión; todo lo que la Ley revelada puede hacer es poner un dique al egoísmo y a la ferocidad de la sociedad canalizando mal que bien sus tendencias. El fin de la religión es transmitir al hombre una imagen simbólica, pero adecuada, de la realidad que le concierne, conforme a sus necesidades reales y a sus intereses últimos y suministrarle los medios para superarse y realizar su destino más elevado; y éste no podría ser de este mundo, teniendo en cuenta la naturaleza de nuestro espíritu.
El fin secundario de la religión es realizar, con vistas al fin principal, un equilibrio suficiente de la vida colectiva, o salvaguardar, dentro del marco de la malicia natural de los hombres, el máximo de oportunidades espirituales. Si por una parte es preciso proteger a la sociedad contra el individuo, hay que proteger por otra al individuo contra la sociedad. No se deja de hablar de la «dignidad humana», pero con demasiada frecuencia se olvida que «nobleza obliga»; se invoca la dignidad en un mundo que hace todo lo posible por vaciarla de su contenido y por tanto abolirla. En nombre de una «dignidad humana» indeterminada e incondicionada, se conceden al hombre más vil derechos ilimitados, comprendido el de destruir todo lo que forma nuestra dignidad real, lo que en todos los planos nos vincula de una manera u otra con el Absoluto. Sin duda alguna la verdad nos obliga a condenar los excesos de la aristocracia, pero no vemos el por qué nos quitaría el derecho de juzgar los excesos contrarios.
En los tiempos antiguos, tan desacreditados en nuestra época, los rigores de la existencia terrestre, comprendida la perversidad de los hombres, se aceptaban a fin de cuentas como una fatalidad ineluctable y, por otra parte, se creía con razón que es imposible abolirlos de hecho; en medio de las pruebas de la vida no se olvidaban las del más allá y además se admitía que el hombre tiene necesidad aquí abajo tanto del sufrimiento como del placer y que una colectividad no puede mantenerse en el temor de Dios y en la piedad con sólo el contacto de satisfacciones ; esto es lo que pensaban las élites en todas las capas de la sociedad. Las miserias, cuya causa profunda es siempre la violación de una norma celestial lo mismo que la indiferencia respecto al cielo y nuestros fines últimos, están para frenar las ilusiones ávidas de los hombres, un poco como los carnívoros existen para impedir que los herbívoros degeneren o se multipliquen demasiado, todo ello en virtud del equilibrio universal y la homogeneidad del mundo; tener conciencia de ello forma parte del temor de Dios. A la luz de esta sabiduría elemental, un progreso condicionado por la indiferencia espiritual y la idolatría del bienestar tomado por un fin en sí mismo, no podría constituir una ventaja real, es decir, proporcionada a nuestra naturaleza total y a nuestro núcleo inmortal. Esto es demasiado evidente, pero en los medios más creyentes se llega incluso a pretender que el progreso técnico es un bien indiscutible, que es por lo tanto una bendición desde el mismo punto de vista de la fe. En realidad, la civilización moderna da para quitar; da el mundo pero quita a Dios: y esto es a lo que compromete su don del mundo .
En nuestros días se tiene más que nunca la tendencia a reducir la felicidad a la seguridad económica —por lo demás insaciable vista la creación indefinida de necesidades artificiales y la baja mística de la envidia—, pero lo que se pierde totalmente de vista al proyectar esta perspectiva en el pasado, es que el oficio tradicional y el contacto con la naturaleza y las cosas naturales son los factores esenciales de la felicidad humana. Semejantes factores desaparecen en la industria, que exige con demasiada frecuencia, si no siempre, un ambiente inhumano y manipulaciones casi «abstractas», gestos sin inteligibilidad y sin alma, todo ello dentro de una atmósfera de astucia congelada; se ha llegado, sin ninguna duda, a las antípodas de lo que el Evangelio entiende al ordenar el «hacerse como niños» y no «preocuparse por el porvenir». La máquina transpone la necesidad de felicidad a un plano puramente cuantitativo, que está sin relación con la cualidad espiritual del trabajo; quita al mundo su homogeneidad y su transparencia y substrae al hombre del sentido de la vida. Cada vez más se pretende reducir nuestra inteligencia a lo que la máquina exige y nuestra capacidad de felicidad a lo que ofrece; no pudiendo humanizar la máquina se está obligado, al menos según una cierta lógica, a maquinizar al hombre; habiendo perdido el contacto con lo humano se prescribe lo que es el hombre y la felicidad.
Crítica estéril, dirán algunos; lo que nos brinda la ocasión, a riesgo de comprometernos en otra digresión, de condenar un abuso de lenguaje o de pensamiento que encontramos por todas partes y que es muy típico del «dinamismo» contemporáneo. Una crítica no es «estéril» o «fecunda», es verdadera o falsa; si es verdadera es todo lo que debe ser y en ningún caso podría ser «estéril» en sí misma; si es falsa, el problema de su eventual «fecundidad» no se plantea, pues el error no puede ser más que nocivo o indiferente, según los campos o las proporciones. Es preciso reaccionar contra esta molesta tendencia a reemplazar una alternativa intelectual, por tanto objetiva, por una elección utilitaria y subjetiva —o una elección moral— y a poner lo «constructivo» en lugar de lo verdadero, como si la verdad no fuese positiva por naturaleza y como si se pudiese hacer algo útil sin ella .
Un abuso análogo se hace corrientemente con la noción de «caridad». Parece que según una nueva orientación los católicos deberán «comprender» a sus contradictores de acuerdo con la «caridad», en lugar de juzgarlos con «egoísmo» y considerarlos como adversarios; también en este caso hay confusión entre terrenos que no tienen ninguna relación. En realidad, la situación es muy sencilla, ante un peligro común las oposiciones entre los que están amenazados diminuyen prácticamente; decir que este peligro es común significa que la oposición entre el agresor y las víctimas es eminentemente más grande que la que separa a las víctimas entre sí; pero en ausencia del agresor o de la amenaza, las primeras oposiciones conservan toda su virulencia o al menos su actualidad. En otros términos, una oposición «externa» se convierte en «interna» para los oponentes frente a un tercero que se oponga a su naturaleza común; es un dato lógico o «físico» que prescinde de cualquier sentimentalidad. Desde cierto punto de vista la contradicción entre catolicismo y protestantismo es esencial e irreductible; desde otro ángulo, católicos y protestantes creen en Dios, en Cristo y la vida futura; ahora bien, decir que para los católicos los protestantes no son adversarios desde ningún punto de vista, o inversamente, es tan ilógico como pretender que las dos partes no tienen ideas ni intereses en común. Durante siglos no había prácticamente, en el corazón de la Europa occidental, más que el único antagonismo confesional creado por la Reforma, al oponerse el protestantismo, desde su nacimiento y por definición, a las ideas e intereses de la Iglesia romana; es lo que se denomina «enemigos» sin que tenga que existir animosidad entre los individuos y aunque no guste a los partidarios de la nueva «caridad». Pero en nuestros días la situación ha cambiado —y bastante bruscamente— en el sentido de que las ideas y los intereses comunes de todos los cristianos, e incluso de todos los creyentes religiosos sean cuales fueren, se ven amenazados por un poder nuevo, el cientificismo materialista y ateo, sea de «izquierdas» o de «derechas». Es evidente que en estas circunstancias no sólo lo que une predomina por varios motivos sobre lo que divide, sino que los peligros que presenta una confesión para la otra —o una religión para la otra — se hacen menores o desaparecen; apelar de pronto y ruidosamente a una «caridad» que la Iglesia había perdido de vista desde hace un milenio o más y oponerla a la «estrechez» o al «egoísmo» de una «época revuelta» es, por parte de los católicos, una broma de mal gusto; en cualquier caso es una hipocresía inconsciente, al igual que otros sentimentalismos del mismo género, ya que esta sedicente «caridad» se ve facilitada por cierto desprecio de la teología y por un deseo de aplanar y neutralizar cualquier elemento doctrinal y por tanto intelectual. En otros tiempos un acuerdo era un acuerdo y un desacuerdo era un desacuerdo; pero hoy se pretende «amar» todo lo que se es incapaz de suprimir y se finge creer que nuestros padres no eran bastante inteligentes ni bastante caritativos para poder distinguir entre las ideas y los hombres y para ser capaces de amar las almas inmortales independientemente de los errores que les afecten. Si se nos reprocha que las masas eran, o son, incapaces de captar estos matices, diremos que sucede lo mismo en el caso contrario: si se les impone demasiados matices resultará la confusión de ideas y la indiferencia; el hombre común está hecho así y es fácil comprobarlo. En cualquier caso predicar a un adversario confesional es querer salvar su alma, es amarle pues de alguna manera; y combatir al adversario es proteger el mensaje salvador de Dios. Nuestro tiempo, tan imbuido de preocupaciones de «comprensión» y «caridad» —pero estas palabras enmascaran demasiado a menudo la ininteligencia, la complacencia, el cálculo—, destaca sin ningún género de duda en no comprender, y en no querer comprender, lo que pensaban y hacían los hombres de otro tiempo y, en muchos casos, hombres cien veces mejores que sus detractores.
Pero volvamos, tras estas digresiones, a consideraciones más retrospectivas y en ciertos aspectos menos «actuales».
Para el antiguo caballero no había en el fondo más que esta alternativa: el riesgo de la muerte o la renuncia al mundo; la grandeza de la responsabilidad, del riesgo o del sacrificio, coincide con la cualidad de la «nobleza»; vivir noblemente es vivir en compañía de la muerte, sea carnal o espiritual. El caballero no tenía derecho a perder de vista las fisuras de la existencia; obligado a ver las cosas desde lo alto siempre debía rozar con su nada. Además, para poder dominar a los otros es preciso saber dominarse a sí mismo; la disciplina interior constituye la cualificación esencial para las funciones de jefe, juez y guerrero. La nobleza verdadera, que por lo demás no podría ser el monopolio de una función, implica una conciencia penetrante de la naturaleza de las cosas al mismo tiempo que un generoso don de sí mismo, excluyendo tanto las quimeras como las bajezas .
Las cortes de los príncipes deben reflejar una cualidad de centro, de núcleo, de cumbre, pero no deben degenerar —como era el caso demasiado frecuente— en falsos paraísos; el sueño deslumbrante de Versalles ya era una traición, un fuego de artificio sin fin y sin grandeza. Las cortes son normalmente hogares de ciencia, de arte, de magnificencia; sin duda no deben excluir la austeridad de las costumbres, muy por el contrario, ya que la ascésis nunca se opone a la elegancia, como la virtud, tampoco se opone a la belleza o a la inversa. Los fastos reales son legítimos —o tolerables— en virtud de su simbolismo espiritual, de su resplandor político y cultural y en virtud del «derecho divino» del César; los fastos de las cortes son la «liturgia» de la autoridad recibida por «mandato del Cielo»: pero todo esto no es nada —insistimos en ello una vez más— si los príncipes, los nobles en general, no predican con el ejemplo a todos los niveles comenzando por el temor de Dios, sin el cual nadie tiene el derecho de exigir respeto y obediencia. Esta es una de las principales funciones de los que detentan la autoridad y el poder; que no hayan sido fieles a ella, en demasiados casos, es lo que ha ocasionado su pérdida; al haber olvidado al Cielo, han sido olvidados por él.
Pero hay otra observación que se impone todavía: todas las manifestaciones de esplendor principesco, sea cual sea su simbolismo y su valor artístico —y que sean necesarias o no—, ya llevan en ellas los gérmenes metafísicos de su ruina. Hablando con rigor, sólo el ermitaño es absolutamente legítimo, pues el hombre fue creado y muere solo; pensamos en el ermitaño porque representa un principio y constituye de este modo un símbolo, y sin confundir el aislamiento exterior con la santa soledad que puede y debe encontrar su lugar dentro de todas las situaciones humanas. Las virtudes sociales nada son sin esta soledad y no engendran nada duradero por sí solas, pues antes de actuar es preciso ser; esta cualidad de ser es la que de modo más cruel falta a los hombres de hoy. Es el olvido de la soledad en Dios —de esta comunión terrestre con las medidas celestiales— lo que genera todas las decadencias humanas así como todas las calamidades terrestres.
Podríamos expresarnos también del modo siguiente: en clima tradicional los hombres vivían como suspendidos de un prototipo ideal e invisible, que buscan alcanzar conforme a sus situaciones particulares según su sinceridad o vocación. Así pues, en cuanto a la vocación, cualquier hombre debería ser un contemplativo y vivir entre los hombres como un ermitaño. Hablando en sentido riguroso, la «mundanidad» es una anomalía, no ha podido llegar a ser ilusoriamente normal más que a causa de la caída —o de las sucesivas caídas— del hombre o de un determinado grupo de hombres. Estamos hechos para el Absoluto, que engloba todo y al que nadie puede escapar, y esto es lo que expresa de maravilla la alternativa monoteísta de las dos «eternidades» de ultratumba; sea cual sea la limitación metafísica de este concepto, en cualquier caso provoca en el alma del creyente un presentimiento adecuado de lo que es la condición humana más allá de la matriz terrestre y frente al Infinito. La alternativa puede ser insuficiente desde el punto de vista de la Verdad total, pero es psicológicamente realista y místicamente eficaz; muchas vidas son dilapidadas y perdidas por la única razón de que falta esta creencia en el infierno y en el Paraíso.
El monje o el ermitaño, o cualquier contemplativo, aunque fuese rey, vive como en una antecámara del Cielo ; sobre la misma tierra y en el cuerpo carnal está ligado al Cielo y encerrado en una prolongación de esas cristalizaciones de Luz que son los estados celestiales. Desde este momento se comprende que los religiosos puedan ver en la vida monástica su «Paraíso en la tierra»; en suma, descansan en la Voluntad divina y no esperan en este mundo de aquí abajo más que la muerte, y de esta manera ya la traspasan; viven aquí abajo según la Eternidad. Los días que se suceden no hacen más que repetir siempre el mismo día de Dios; el tiempo se detiene en un día único y feliz y alcanza de este modo el Origen, que es igualmente el Centro. Esta simultaneidad elísea es la que los mundos antiguos tienen siempre en perspectiva, al menos en principio y en sus nostalgias; una civilización es un «cuerpo místico» y en la medida de lo posible un contemplativo colectivo.
Estas consideraciones nos conducen al problema crucial de la obediencia, tan esencial en las civilizaciones normales y tan poco comprendida por los modernos, que sin embargo la admiten sin trabajo cuando se trata de la disciplina colectiva, aunque fuese con detrimento, en ocasiones, de los derechos espirituales más elementales. La obediencia es por sí misma un medio de perfección interior, a condición de que esté enmarcada enteramente por la religión, como sucede en todos los mundos tradicionales: en este marco, el hombre siempre debe obedecer de todos modos a alguien o a algo, aun cuando fuese únicamente a la Ley sagrada y a la conciencia si se trata de un príncipe o un pontífice; nada ni nadie es independiente de Dios. La subordinación de las mujeres, de los niños, de los inferiores y los servidores se inserta con toda normalidad dentro del sistema de obediencias múltiples con el que está formada la sociedad religiosa; la dependencia del prójimo puede ser un destino penoso, pero siempre tiene un sentido religioso, como también la pobreza que implica por su naturaleza un significado semejante. Desde el punto de vista de la religión, los ricos y los independientes nunca son por definición los felices; no es que la seguridad y la libertad no sean, en una sociedad de este tipo, elementos de felicidad, sino que no lo son, siempre desde el punto de vista de la religión, más que en conexión con la piedad y en función de ésta, lo que nos vuelve a llevar al adagio de que la «nobleza obliga»; cuando la piedad existe al margen del bienestar material y por el contrario la impiedad se alía con este bienestar, la felicidad verdadera será atribuida a la pobreza piadosa, no a la riqueza impía; es una pura calumnia pretender que la religión como tal o por sus instituciones ha estado siempre al lado de los ricos. Por una parte, la religión está para transformar a los hombres que quieren dejarse transformar, pero, por otra, debe tomar a los hombres tal como son, con todos sus derechos naturales y sus defectos colectivamente indesarraigables, bajo pena de no poder subsistir en un medio humano.
En este orden de ideas hay otra reflexión que se impone, guste o no: una sociedad no presenta ningún valor por sí misma o por el simple hecho de su existencia; de ello resulta que las virtudes sociales nada son por sí mismas fuera del contexto espiritual que las orienta hacia nuestros fines últimos; pretender lo contrario es falsear la propia definición del hombre y lo humano. La Ley suprema es el amor perfecto de Dios —amor que debe comprometer todo nuestro ser, según las Escrituras—, y la segunda Ley, la del amor al prójimo, es «semejante» a la primera; ahora bien, «semejante» no significa «equivalente» ni sobre todo «superior», sino «del mismo espíritu»: Cristo quiere decir que el amor de Dios se manifiesta extrínsecamente por el amor al prójimo, allí donde hay un prójimo, es decir, que no podemos amar a Dios odiando a nuestros semejantes. Conforme a nuestra naturaleza humana integral el amor al prójimo no es nada sin el amor de Dios, saca todo su contenido de este amor y no tiene sentido más que por él; sin duda, amar a la criatura es igualmente una forma de amar al Creador, pero con la expresa condición de que su base sea el amor directo de Dios, pues si no, la segunda Ley no sería la segunda, sino la primera; no está dicho que la primera Ley es «semejante» o «igual» a la segunda, sino que ésta es igual a aquélla, lo que significa que el amor de Dios es la base necesaria y la conditio sine qua non de cualquier otra caridad. Esta relación se trasluce —a veces de manera imperfecta, pero siempre reconocible en cuanto al principio— dentro de todas las civilizaciones tradicionales.
Ningún mundo es perfecto, pero cualquier mundo humano debe poseer medios de perfección. Un mundo tiene valor y legitimidad por lo que hace por amor de Dios y por nada más; por «amor de Dios» entendemos en primer lugar la elección de la Verdad y después la dirección de la voluntad: la Verdad que nos vuelve conscientes de lo Real absoluto y trascendente —a la vez personal y suprapersonal— y la voluntad que se liga a ello y reconoce su propia esencia sobrenatural y sus fines últimos.

El progresismo cristiano – Julio Meinvielle

312 páginas
Editorial Cruz y Fierro
1983

Encuadernación rústica
Precio para Argentina: 40 pesos
Precio internacional: 12 euros

Está fresca aún sobre la impresión de los católicos, la enérgica reprobación del Papa Juan Pablo II a la llamada Teología de la Liberación y las pulidas declaraciones del Cardenal Ratzinger —Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe— sobre las desviaciones heréticas de toda índole producidas después del Concilio Vaticano II. Roma parece no perder ocasión de hablar sobre el problema y de advertirnos con firmeza. El Progresismo es pues, ahora, un error incontestablemente condenado, irreversiblemente descalificado, en­fáticamente enjuiciado.
Pero no era sencillo quince, veinte o más años atrás —en pleno auge de la herejía y de sus difusores— señalar el error, defender la doctrina verdadera, desenmascarar las falacias, desmontar los engaños sutiles y las ambigüedades perversas, indicar las desviaciones, mostrar las fuentes, los antecedentes y los orígenes del mal, prevenir sobre las consecuencias dolorosas que se sucederían de no mediar rectificaciones, atreverse con los intocables heresiarcas, y hacerlo todo con un amor inmenso a Cristo, a Su Madre y a la Santa Iglesia. No era sencillo, pero el Padre Julio Meinvielle lo hizo. Este libro — cuidada; recopilación de escritos sobre el particular— lo recuerda y lo ratifica.
Algún día, se ha de reconocer que, a la Argentina, le cabe el honor de haber sido una de las primeras naciones que más y mejores pensadores movilizó en contra de la herejía progresista. Ese día, el nombre del Padre Julio Meinvielle y sus libros eminentes —de los cuales, este es un claro testimonio— ocu­parán, sin retaceos, un sitio de honor en la historia de la Cristiandad.

ÍNDICE

Pbro. Carlos M. Buela: Prólogo           1
Capítulo I: FENOMENOLOGÍA DEL PROGRESIS­MO
El fenómeno progresista         13
Algunos errores y desviaciones del progresismo cristiano       15
El error fundamental del progresismo             18
Capítulo II: FALSO FUNDAMENTO DEL PROGRE­SISMO CRISTIANO
Los cuatro valores de una civilización normal …   26
Las tres grandes revoluciones             28
El estado convulsivo del hombre moderno      33
¿Por qué la tentación filocomunista del progresismo cristiano?            35
Capítulo III: JALONES DEL PROGRESISMO CRIS­TIANO
El progresismo de Lamennais             40
El progresismo de Maritata                43
El progresismo de Emmanuel Mounier           44
El progresismo de Teilhard de Chardin           48
El progresismo y el Concilio Vaticano Segundo .   54
Capítulo IV: LA “ECCLESIAM SUAM” Y EL PRO­GRESISMO CRISTIANO
Panorama que abarca y que nos propone la “Ecclesiam Suam”          58
La conciencia de la Iglesia de su propia naturaleza y misión                84
Algunos errores en este punto de la conciencia de la Iglesia               68
Naturaleza de la renovación de que tiene hoy necesidad la Iglesia      89
El diálogo de la Iglesia con el mundo              75
Peligros en que puede incurrir en este diálogo de la Iglesia con el mundo        78
Los diversos círculos en que debe encerrarse el diálogo         80
Conclusión                 82
Capìtulo V: EL SIGNIFICADO DE LA CANONIZACIÓN DE PIO X   87
Capítulo VI: SERMÓN DEL PADRE 1ULIO MEINVIELLE EN LA PRIMERA MISA DEL P. CARLOS BUELA            98
Capítulo VII: EL ESTADO ACTUAL DE LA REVO­LUCIÓN MUNDIAL, PROCESO DE DESTRUC­CIÓN DE LA CIVILIZACIÓN CRISTIANA
El progresismo como camino de la Iglesia Católica a la religión universal      107
Los grandes obstáculos para el gobierno mundial 123
Capítulo VIII: PRÓLOGO A “LA MASONERÍA DEN­TRO DE LA IGLESIA” DE PIERRE VIRION     131
Capítulo IX: DE LA ACEPTACIÓN DEL COMUNIS­MO EN VIRTUD DEL SENTIDO DE LA HISTORIA
Sobre la aceptación del muido laico-proletario La razón de ser de la historia profana
Capitulo X: LE PAYSAN DE LA GARONNE
Un viejo laico se formula preguntas a propósito del tiempo presente            1.63
El humanismo integral de Maritain abre el camino al actual progresismo       164
“Le Paysan de la Garonne”, repudiado por progresistas y por tradicionalistas          171
Posición progresista de Maritain en la relación espiritual-temporal   174
El progresismo de Maritain en la utilización de lo sobrenatural camo fermento revolucionario 180
El progresismo de Maritain altera el sentido de la historia que llevan los pueblos modernos 184
La interpretación progresista de Maritain de los documentos del Vaticano II            187
El maniqueísmo en el progresismo maritainiano . 191
Capsulo XI: MARITAIN    199
Capítulo XII: UN NEO-CRISTIANISMO SIN DIOS Y SIN CRISTO, TERMINO DEL PROGRESISMO CRISTIANO
Un remodelaje radical del cristianismo tradicional 205 Crítica de la idea tradicional de Dios o del teísmo 208
Crítica de la cristología tradicional   212
¿Qué es entonces el cristianismo no religioso? …. 216
La nueva moral de Robinson            219
El nuevo cristianismo de Robinson   222
Un cristianismo anti-cristiano           225
Capítulo XIII: CARTA A “LA NACIÓN” SOBRE TEILHARD DE CHARDIN   229
Capítulo XIV: UN PROGRESISMO VERGONZANTE Y DESVERGONZADO           233
Capitulo XV: SI UN CIEGO GUIA A OTRO CIEGO
El corazón de la Encíclica y su escamoteo   263
Prosigue el escamoteo de la Encíclica          266
El derecho a criticar la “Humanae Vitae”      269
Capítulo XVI: “HOMBRE NUEVO”, ¿NORMAL, DEGRADADO O INMADURO?     273
Capítulo XVII: LA INDISOLUBILIDAD DEL MA­TRIMONIO
La doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio …. 280
La indisolubilidad del matrimonio      282
La diversa firmeza de indisolubilidad en diversos matrimonios         284
La posición del P. Hancko  287
Capítulo XVIII:  SOBRE LA INDISOLUBILIDAD DEL MATRIMONIO          293
Capítulo XIX: MARÍA, ARQUETIPO DE DIOS        301
índice General          309

LA OBRA

Si como bien se ha dicho la última de las he­rejías es negar que ellas existan, el progresismo es doble­mente peligroso. Por su contenido heterodoxo en primer término y porque una parte sustantiva de ese contenido consiste en diluir, acallar o reducir la noción de ortodoxia desdibujando los límites entre la verdad y el error. Así, el progresismo no suele presentarse como enemigo frontal de la Iglesia sino como una reformulación legítima, como el retorno a las fuentes y a la depuración originaria. A veces, adopta también la actitud de avanzada o vanguardia en nombre de la preservación de la Fe acorde con los sig­nos de los tiempos; y en otras oportunidades —las menos— sus propulsores creen obrar —u obran realmente— con buenas intenciones, pero ya en el extravio son incapaces de rectificarse y el mal sembrado ocasiona frutos de perdición.
De todas formas, bien nos advirtió Paulo VI que el progre­sismo “no era cristiano ni católico”; lo cual supone, para los fieles, una actitud de precaución y de rechazo sin reser­vas, y para los pastores, la obligación de señalar los pe­ligros y defender la doctrina de siempre. Defenderla en to­dos los ámbitos, porque todos y cada uno de ellos han sido distorsionados por los progresistas. Desde lo dogmático hasta lo pastoral, desde lo litúrgico hasta lo escriturístico, lo moral, lo filosófico o lo político.
Y bien; el Padre Julio Meinvielle se nos muestra aquí con toda su talla de teólogo y maestro de sabiduría, con todo su poderoso despliegue intelectual al servicio de la Verdad, con su capacidad inquisitiva y critica, y ese don casi irrepe­tible de llegar hasta el fondo de las cuestiones para desar­mar las falacias y mostrar el orden. En tal sentido, el libro es una verdadera antología de sus trabajos más destacados sobre el error progresista. Estudios, prólogos a libros de terceros, homilías, contestaciones epistolares, folletos hoy inhallables, artículos de antigua y nueva data, escritos to­dos elaborados en situaciones diversas pero con el común denominador de servir a la Cristiandad. Este es el supremo factor que los reúne y armoniza. Sea explicando la fenome­nología del progresismo, sea replicando a Lammenais, Maritain, Mounier, Teilhard, Robínson, Mejía o Hancko, la fuer­za discursiva de Meinvielle se manifiesta vigorosa e infle­xible, pero justa y caritativa a la vez. El capitulo final —María, arquetipo de Dios— es un bellísimo colofón digno de esta obra. Se trata de un antiguo ensayo del Padre Julio publicado en Ortodoxia en 1944 y desconocido para la ma­yoría de sus lectores. La profunda alabanza a María Santísi­ma —nadie como ella para exterminar herejías— cierra este libro que ningún católico auténtico puede dejar de leer.

EL AUTOR

El Padre Julio Meinvielle no necesita presen­tación, y mucho menos para los lectores de este fondo editorial en los que el insigne sacerdote publicara varias de sus obras más relevantes. Con razón, su discípulo Carlos Buela habló de “su admirable fidelidad a la gracia del Orden Sagrado… Meinvielle era un hombre vertical, un hombre de Dios, un hombre movido por Dios y por sus dones… No iba a lo político por lo político mismo, ni a lo económico o a lo social por lo económico o lo social… Iba allí para llevar a Cristo, para llevar la verdad de Cristo y la Santidad de Cristo también a lo temporal, porque sabia que “no hay otro nombre dado a los hombres por el que seamos salvos”. Su amor de Patria y de Dios fueron —como quería Castellani— un solo, verdadero y crucificado amor. Pero cumplió también con su deber de conductor y médico de al­mas. La tarea pastoral que realizó como párroco, las iniciati­vas y los proyectos que emprendió y ejecutó, la protección moral y física dispensada a los feligreses y a los más nece­sitados, el apoyo a los jóvenes y a los grupos familiares no son solamente la prueba de su fecundidad y magnanimi­dad, sino un rotundo mentís a tanto activismo estéril, a tan­ta demagogia populista. Fue capaz de hacer porque amaba el Ser, y pudo obrar con eficiencia porque cultivaba la con­templación como un hábito señorial. Con Meinvielle quedó demostrado una vez más aquello de San Pió X de que los mejores amigos del pueblo no son los novadores o revolu­cionarios, sino los tradicionalistas.
Dentro de este escenario debe ubicarse igualmente su de­dicación a la enseñanza y a la formación de discípulos. Eso si, “él nunca quiso ni tuvo —escribió Sacheri— discípulos meinviellanos, de espíritu sectario y puramente imitativos. Sólo quiso discípulos de la Iglesia y de Santo Tomás, signo éste del auténtico maestro.” Si por los frutos los conoce­réis, no hay aquí mejor conocimiento de su valía que adentrarse en las páginas de sus libros, en los textos de sus conferencias, en los editoriales de sus publicaciones, en sus innumerables colaboraciones escritas. Su apostola­do intelectual no dio ni pidió tregua. Apologista eximio, te­ólogo y filósofo, historiador, pensador social e investigador sistemático, fue un pertinaz “martillo de herejes” y un de­fensor inclaudicable de la Civilización Cristiana. Pero el autor académico y erudito, el intelectual destacado y brillante, era el mismo que organizaba y disfrutaba un campamento, que no temía en echar del templo a los pro­testantes comedidos e insolentes, que rezaba completo su rosario y compartía —literalmente— su pan y su bocado con los más indigentes. El mismo que fundó revistas como Diálogo, Balcón, Presencia y Nuestro Tiempo, que levantó un templo como el de Nuestra Señora de la Salud y un Ateneo como el de Versailles: y que escribió una treintena de obras magistrales, guía perenne y segura de todo pensar cristiano y argentino.

PRÓLOGO

Leyendo el índice de esta recopilación, un tanto despareja y desordenada, de conferencias, artículos y predicaciones de muy distintas épocas del Padre Julio Meinvielle, viene a la mente lo que decía Gilbert Keith Chesterton sobre Santo Tomás de Aquino: “pensaba pugnativamente … (lo cual) no quiere decir amarga o despectivamente, sin caridad, sino combativamente”.
Al igual que Santo Tomás, de quien se sabía deudor, el Padre Julio pensaba pugnativamente, como a todas luces es evidente. (El talentoso Cornelio Fabro admiraba su “vis” polémica.) Sos­tiene Ramiro de Maetzu que: “La cultura es polé­mica. No sé de ninguna obra ni de ninguna vida que haya marcado huella en la historia de la cul­tura, que no haya sido obra y vida de polémicas”. Solía repetirnos el Padre Julio: “Luchar es una gracia”.
Y si, impertérrito, durante casi cincuenta años, se mantuvo “firme en la brecha” (Sal. 106,23), es decir, estando siempre preparado y dispuesto. para combatir los combates de Dios, es porque su alma se alimentaba, asiduamente, en la contemplación de Jesucristo, el Logos hecho carne: en Sí mismo, en su Iglesia, en la Eucaristía, en cada hombre. Si alguien, para reprimir su indoblegable fortaleza, le hubiese aconsejado que se contentara con decir Misa, le hubiese respondido como lo hiciera Fray Francisco de Paula Castañeda: “es precisamente la Misa lo que me enardece, y me arrastra, y me obliga a la lucha incesante”.
De allí que haya podido detectar y denunciar “desde los tejados” (Mt. 10,27) el alud progresista de los años 60, tarea que llega a su plenitud, a mi entender, en su obra cumbre “De la Cabala al progresismo” (Ed. Calchaquí, Salta, 1970, 470 págs.). Era imposible que no advirtiera y nos advirtiera las desviaciones del neomodernismo, porque su fin principal, como todos los errores que se dan acerca de las verdades que profesa la Iglesia, “es dismi­nuir a Cristo en su dignidad” (Santo Tomás, “Con­tra los errores de los griegos”, Ed. Marietti, n. 1078/9).
Disminuyen la dignidad de Cristo, los progre­sistas liberales, que no quieren el imperio de Cristo Rey sobre la sociedad, sobre la política, la econo­mía, la cultura, las naciones y los Estados. Dismi­nuyen la dignidad de Cristo, todos los progresistas, que no afirman la necesidad absoluta de la gracia para la solución de los problemas del hombre —incluso de los problemas temporales: “Si Dios no cuida la ciudad, en vano vigilan los centinelas” {Sal. 127,1)— frustrando así la venida del Hijo de Dios en carne: “La gracia y la verdad vienen por Jesucristo” (Jn. 1,17). Disminuyen la dignidad de Cristo, los progresistas marxistas, que pretenden poner a Cristo y a su Iglesia al servicio de la Revo­lución, vaciándoles de su contenido sobrenatural.
Atentan contra la dignidad de Cristo, al atentar contra la fe y moral enseñada por Cristo. Léanse las Declaraciones de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe: “para salvaguardar de
algunos errores recientes, la fe en los misterios de la Encarnación y de la Santísima Trinidad” (21/2/72), “sobre la doctrina católica acerca de la Iglesia para defenderla de algunos errores actuales” (24/6/73), “sobre algunas cuestiones referentes a la escatología” (17/5/79), “sobre el aborto” (18/11/74), “sobre ciertas cuestiones de ética sexual” (relacio­nes prematrimoniales, homosexualidad, masturba­ción, etc. 29/12/75), “sobre la admisión de las mu­jeres al sacerdocio ministerial” (15/10/76), la re­centísima del 6/8/83 “sobre algunas cuestiones concernientes al Ministerio de la Eucaristía”, ¿ello no indica que algunos han llegado alguna vez a oponerse a la fe y moral católicas incluso en cosas fundamentales? ¿Acaso el “Credo del Pueblo de Dios” (30/6/68), no salió al cruce de los que de­rribaban verdades de la doctrina cristiana, como algunos católicos “cautivos de cierto deseo de cam­biar y de innovar”?
Repugnan, manifiestamente, a la dignidad de Cristo, los errores doctrinales sobre la Eucaristía, que merecieron la encíclica Mysterium Fidei de S. S. Pablo VI, al igual que degrada la dignidad de Cristo tanta “liturgia” populachera, chabacana, cursi y de mal gusto que destruye el “sacrum” del misterio (cf. la carta de Juan Pablo II a todos los sacerdotes para el Jueves Santo de 1980). Y, ¿no hay que hablar aquí de la campaña orquestada a nivel internacional, en contra del celibato de los ministros de la Eucaristía, que ocasionó la encí­clica Sacerdotalis Coelibatus (24/6/67)?, ¿habrá que hacer resaltar “el significado cristoiógico del celibato” (cf. dicha encíclica n. 19/25)?
Rebaja la dignidad de Cristo todo lo que rebaja la dignidad de su Madre Santísima, la Virgen María. Pablo VI no tuvo empacho en recordar la doctrina del culto de la Sma. Virgen en textos “sobre los que no será inútil volver para disipar dudas” (cf. Mamaus Cultus, 2/2/74). Un perito en pastoral llegó a afirmar públicamente que era necesario derribar los santuarios marianos “porque eran focos de superstición” (sic).
Ensayan deshacer a Cristo buscando disminuirlo en su dignidad los que no aceptan —de hecho o de derecho— la verdadera y única cabeza visible de la Iglesia, el Papa, porque diluyen, patente­mente, la unidad del Cuerpo Místico: no puede ser un solo Cuerpo, si no tuviese una sola cabeza; ni una sola comunidad, si no tuviese un solo jefe, como lo enseñó su Fundador: “un solo rebaño y un solo pastor” (Jn. 10,16). Recuérdese, por ejem­plo, las desviaciones de Hans Küng y de tantos otros, y, siguiendo un camino aparentemente opues­to, las experiencias de Econe, y en la exacerbación, los del Palmar de Troya, etc. Véase, asimismo, por poner dos ejemplos bien visibles, la falta de obe­diencia de los progresistas a la única cabeza visible de la única Iglesia fundada por Cristo, en el ma­noseo desacralizante de la liturgia y en el no vestir el hábito eclesiástico.
Buscan, los progresistas, disminuir la dignidad de Cristo al impedir el desarrollo de su vida en nuevos seres humanos por estar en contra de la trasmisión de la vida humana, de allí la necesidad de la encí­clica Humanae Vitae (25/7/68), y en contra de la trasmisión de la vida divina, de allí la necesidad de la Evangelii Nuntiandi y de tratar en el pró­ximo Sínodo, entre otras cosas, de la importancia insustituible del sacramento de la Confesión. Tam­bién hemos leído que “los sacramentos son la re­mora de la Iglesia” (sic), siendo, como en verdad son, los que impulsan con bríos impetuosos e im­parables, con fuerza, vigor, resolución y energías arremetedoras, a la nave de la Iglesia, ya que son, en el decir de Santo Tomás “instrumentos separa­dos de la Divinad” y “como reliquias divinas de la Encarnación”.
Disminuyen la dignidad de Cristo al tratar de bautizar la llamada filosofía moderna —lo que no connota una razón cronológica, sino ontológica—, en cuanto cerrada a la trascendencia y, por tanto, ne-gadora a priori de la divinidad de nuestro Señor Jesucristo, “creando de esta manera una nueva gnosis” (Pablo VI, 24/5/76).
Los progresistas rebajan la dignidad de Cristo al meterse en lo temporal olvidándose de lo eterno; al no llevar las soluciones adecuadas para los acu­ciantes problemas temporales de falta de justicia, de paz, de pan y de techo; al hacer silencio no de­nunciando a los verdaderos enemigos del progreso y desarrollo de los hombres y de los pueblos; al diluir, los sacerdotes, su carisma sacramental que los identifica con Cristo Sacerdote, invadiendo cam­pos que son privativos de los seglares; al no tener vigor para tomar una posición, clara, firme y sabia, frente a la cultura moderna; al no enseñar que todo —cultura, política, economía, trabajo, familia, etc.— se debe subordinar, respetando las legítimas auto­nomías, al señorío del único Rey de Reyes y Señor de los señores. Clama Juan Pablo II: “¡Abrid, más aún, abrid de par en par las puertas a Cristo! Abrid a su potestad salvadora, las puertas de los Estados, los sistemas económicos y políticos, los extensos campos de la cultura, de la civilización y del des­arrollo”.
En años ya pasados, el enfriamiento del ímpetu misionero, el vacío y liquidación de los seminarios y noviciados, el abandono de su ministerio por parte de tantos sacerdotes y de su generosa entrega en tantas almas consagradas, la ausencia de gran­des convertidos, fueron señales indubitables de la esterilidad y de la destrucción que caracteriza al fenómeno progresista, como justa réplica por tratar de experimentar buscando derogar la dignidad de Cristo.
Han buscado la disolución de Cristo al difundir errores en la fe y en la moral que causaron —y causan— muchísimas muertes espirituales, ya que “El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido en cierto modo con todo hombre” (Gaudium et spes, 22). En fin, disminuyen la dignidad de Cris­to al trabar el verdadero progreso, material y espi­ritual, del hombre, imagen de Cristo.
Era un absurdo para un alma contemplativa del misterio del Verbo encarnado, como lo era el Padre Julio, excusarse de dar testimonio comportán­dose como “un perro mudo” (Is. 56,10) frente a los que rebajan la majestad de Jesucristo. Tenía el don de pensar pugnativamente porque defendía la dignidad de Jesucristo y ello como fruto de la caridad. Escuché a alguien decir con cierta sorna: “¡Qué habrá dicho si se encontró con Maritain en el cielo!”, inmediatamente pensé: “¡Se habrá ale­grado sobremanera!”. Amaba a los enemigos y, porque quería la salvación eterna de todos, odiaba el error. Nos enseñaba que “el amor cubre mul­titud de pecados” (1 Ved. 4,8) y que hay que rezar y hacer penitencia por los que están en el error y por los que nos persiguen, perdonándoles de cora­zón: “Señor, no les tengas en cuenta este pecado” (Hech. 7,60). Finalmente, de hecho, les debemos muchísimo, ya que, a su pesar, trabajan para nues­tro bien, si de verdad amamos a Dios: “Todo su­cede para bien de los que aman a Dios” (Rom. 8.28), y debemos estarles agradecidos ya que sus errores son ocasión de que clarifiquemos y profun­dicemos en la fe. y su persecución injusta nos po­sibilita vivir la octava bienaventuranza, nos hace ganar muchos méritos para la vida eterna v nos obtiene una fecundidad sobrenatural insospechable. En forma parecida, los que rebajan la dignidad de Cristo nos agradecerán que no les hayamos dejado hacer, con más libertad y en mayor extensión su obra a favor del error y del engaño.
Por tanto, como lo pidió la Virgen en Fátima, siempre debemos rezar y hacer penitencia, especialmente en este tiempo, por aquellos que “menos­precian el señorío i¡ blasfeman de las glorias… apacentándose a sí mismo; son nubes sin agua arrastradas por Jos vientos; árboles otoñales sin fruto, dos veces muertos, desarraigados; olas bravas del mar, que arrojan la espuma de sus impurezas; astros errantes a los cuales está reservado el horco tenebroso para siempre” (Jud, 8, 12/13). Por ellos decimos con el Beato Luis Orione: “Colócame, Señor, sobre la boca del infierno para que yo por tu mi­sericordia lo cierre”, como lo vivió Meinvielle y como cabalmente lo entiende todo aquel que no disminuye la dignidad del amor de Cristo.
Sobre su sepulcro se grabó: “Amó la Verdad” (Cfr. 2 Tes. 2, 10) porque lo vivió en el más es­tricto sentido de la palabra. Amó la verdad refle­jada en cada partícula del universo por ser una chispa de la infinita Verdad, que es Dios. Amó la verdad y por ello estudiaba los problemas, incluso temporales, para lograr soluciones que nos llevasen u un mundo mejor para nuestra Patria y para toda la humanidad doliente y angustiada, sabía que “la verdad es la primera y fundamental condición de la renovación social” (Juan Pablo II, 19/6/83). Amó la verdad del hombre, de cada hombre, de todo el hombre y de todos los hombres. Amó la verdad enseñada por la Iglesia católica: “¡Sine illa peri-tur”, recordó Juan Pablo I. Amó a Jesucristo, la Verdad, y por amor a la Verdad argüyó contra “los murmuradores, querellosos, que viven según sus pa­siones, cuya boca habla con soberbia, que por inte­rés fingen admirar a las personas” (Jud. 16), buscan­do su salvación “arrancándolos del fuego” (Jud. 22) ni refutar sus errores para que no disminuyan a Jesucristo, que es el Único que tiene “palabras de Vida eterna” (Jn. 6, 68).
Pbro. Carlos Miguel Buela
Villa Progreso, Setiembre 3 de 1983,
San Gregorio Magno, Papa y Doctor.

La Tierra de Luz El Norte y el Origen – Christophe Levalois

96 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2016
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
Precio para Argentina: 130 pesos
Precio internacional: 13 euros

Christophe Levalois, profesor de historia y geografía y ensayista francés especializado en el análisis del simbolismo desde el punto de vista de la Tradición Perenne, analiza en este breve ensayo el simbolismo del Norte y el Origen, el cual se puede encontrar en prácticamente todas las antiguas tradiciones. Éstas generalmente hacen referencia a una Edad de Oro que se desarrolla en el Norte, ya sea que se llame Hiperbórea, Thule, Tierra del Sol, Tierra de los Vivientes, etc.
La obra se ordena de la siguiente manera:
– El polo del mundo: introducción al tema, consideraciones preliminares.
– El continente ártico: el origen suprahumano de los textos sagrados. La reaparición de la tierra primordial en la bisagra de los tiempos. Las características físicas del polo. Referencias polares en los textos sagrados indios, persas y en las mitologías europeas. Los rostros del Sol, el numero nueve, el Noroeste. Intento de localización geográfica de la Hiperbórea y de su población.
– La Hiperbórea: la edad oscura, parodia de la edad de Oro. Particularidades de Hiperbórea y de los Hiperbóreos según los textos antiguos.
– El polo y su simbolismo del centro: el centro, su significación, su función. El rey como encarnación humana y terrestre del polo. Los centros geográficos como lugares de comunicación de los tres mundos. Jano, el principio y el fin, las aguas primordiales, Saturno, el germen de oro, el sentido de los solsticios. La noche polar y la renovación del mundo. El Norte y el Este. El simbolismo de la montaña, el de la isla. La navegación para alcanzar el centro. La isla y la Edad de Oro. La tradición céltica y las «cuatro islas al Norte del mundo». El acceso a la Tierra de Luz y a su inmaterialidad.

ÍNDICE

Plan de la obra7
I.- El polo del mundo9
II.- El continente ártico15
III.- La Hiperbórea43
IV.- El polo y el simbolismo del centro57
Bibliografía89

Plan de la obra 

Presentamos en las líneas siguientes una primera etapa de nuestras investigaciones. Está ordenada de la siguiente manera:

– El polo del mundo: introducción al tema, consideraciones preliminares.

– El continente ártico: el origen suprahumano de los textos sagrados. La reaparición de la tierra primordial en la bisagra de los tiempos. Las características físicas del polo. Referencias polares en los textos sagrados indios, persas, por último en las mitologías europeas. Los rostros del Sol, el numero nueve, el Noroeste. Intento de localización geográfica de la Hiperbórea y de su población.

– La Hiperbórea: la edad oscura, parodia de la edad de Oro. Particularidades de la Hiperbórea y de los Hiperbóreos según los textos antiguos.

-El polo y su simbolismo del centro: el centro, su significación, su función. El rey como encarnación humana y terrestre del polo. Los centros geográficos como lugares de comunicación de los tres mundos. Jano, el principio y el fin, las aguas primordiales, Saturno, el germen de oro, el sentido de los solsticios. La noche polar y la renovación del mundo. El Norte y el Este. El simbolismo de la montaña, el de la isla. La navegación para alcanzar el centro. La isla y la Edad de Oro. La tradición céltica y las «cuatro islas al Norte del mundo». El acceso a la Tierra de Luz y a su inmaterialidad.

OTTO SKORZENY, UN COMANDO EXTRAORDINARIO – CHARLES FOLEY

271 págs., c/fotografías.
Encuadernación Rústica
Ediciones Sieghels
 , 2009
14 x 21 cm.
Precio para Argentina: 160 pesos
Precio internacional: 19 euros

Charles Foley narra en este apasionante libro todos los espectaculares sucesos en que participó Skorzeny. Este gran aventurero de la guerra raptó al jefe del estado húngaro, su “brigada disfrazada” penetró tras las líneas americanas causando confusión, destruyó el puente de Nymegen y salvó a las divisiones alemanas cercadas en los Balcanes. El mundo entero quedó asombrado con su increible rescate de Mussolini junto a un puñado de tropas especialas, con lo que se ganó el reconocimiento mundial. Todas estas operaciones son descritas detalladamente en este libro por un profundo conocedor de las operaciones comandos, quien se gano el respeto y amistad del propio Skorzeny. No obstante, el autor va más allá. El demuestra la necesidad de disponer de “fuerzas de comando estratégico” capaces de lograr objetivos fantásticos y hasta torcer el rumbo de una guerra. Con un grupo de hombres así preparados puede neutralizarse cualquier superioridad del enemigo y lograr que ya ninguna fortaleza pueda decirse inexpugnable. Un nuevo tipo de guerra donde la calidad y preparación puedan vencer al número y el factor humano vuelva a tomar preponderancia.

PRÓLOGO

por el general de división sir Robert Laycock, K. C. M. G., C. B., D. S. O.
Jefe de las Operaciones Combinadas, 1943-1947.
Nombrado gobernador y comandante en jefe, Malta, 1954.

Éste es un libro ominoso. En su rápido relato de las misiones de Otto Skorzeny el autor establece que el filibustero aerotransportado que rescató a Mussolini fundó su éxito en un estudio de las operaciones de los comandos británicos. Por más desconcertante que sea saber cómo se utilizaron nuestras ideas en contra de nosotros durante la última guerra, descubrir que tales nuevas doctrinas están siendo adaptadas hoy día detrás de la Cortina de Hierro para su futura aplicación resulta un desafío más violento todavía.
Si se produjera otro encuentro mundial, Dios no lo permita, su primera fase puede ser decisiva, pues los ex plosivos nucleares favorecen a quienes atacan por sorpre sa. Lo que quizá no sea tan evidente para los que no están familiarizados con el tipo de actividades aquí des critas es cómo reducidos grupos de hombres selecciona dos pueden encontrar medios para introducir las armas atómicas, entre otras, en las fortalezas enemigas antes de la ruptura de las hostilidades.
Éste es sólo un ejemplo de la manera en que se pueden emplear voluntarios sumamente adiestrados para vencer por el ingenio a grandes batallones. Como demuestra vívidamente Charles Foley, durante la última guerra los defectos de las defensas ortodoxas quedaron al descubierto una y otra vez por tales medíos heterodoxos. El relato de su protagonista principal proporciona ejemplos de su técnica en una variedad de circunstancias. Luego de las hazañas de Skorzeny el autor establece el paralelo con el Servicio Aéreo Especial hush-hush del coronel David Stirling.
Por lo que a mí respecta, nunca conocí a Skorzeny, pero conozco bastante acerca de Stirling. Es un líder de recursos excepcionales y uno de los soldados menos con decorados durante la guerra. Habría ganado más de una vez los honores militares más altos que el soberano pue de otorgar, si no fuera por la regla que dice que un oficial superior debe estar presente para garantizar las cir cunstancias del caso: y los ofíciales superiores nunca es tuvieron situados como para presenciar las incursiones de Stirling detrás de las líneas.
Los principios en que se basaba la acción de Stirling —y evidentemente de Skorzeny— son de inspiración si milar al gambito de ajedrez que come la reina del adver sario con un par de jugadas rápidas e inesperadas a través de sus defensas. Ambos hombres tuvieron que luchar con tra la desconfianza que producían sus nuevas ideas. Tal es el destino de los innovadores. Después de todo, los co mandos originales se mantuvieron a pesar del ministerio de Guerra. Las primeras unidades debieron su existencia al aguijón de sir Winston Churchill y a la perseverancia de sir John Dill. Aun después de que se los reconociera, los comandos fueron lamentablemente malgastados por jefes estereotipados hasta que cayeron en manos de unos pocos generales penetrantes, tales como Montgomery, Dempsey y Horrocks. Al final de la última guerra, y sin tener en cuenta los honores que habían ganado en todos los frentes, la mayor parte de nuestras autoridades militares se mostraron abiertamente encantadas al ver que se licenciaban los comandos del ejército.
Bajo el nuevo régimen se han hecho algunas repara ciones. Se ha reorganizado el regimiento de Stirling,ylos comandos de la Marina Real, apadrinados por el Al mirantazgo, han ganado nuevos laureles en el Lejano Oriente. Este libro demuestra que ahora hay que dar otro paso en el reino del ataque sorpresivo estratégico: y el lector, después de considerar los testimonios aducidos, sentirá que tales medidas no deben posponerse.
Una serie de propuestas establece cómo deben darse ta les pasos con el fin de crear una fuerza de asalto estraté gico para tareas de riesgo y delicadeza excepcionales. Las otras Potencias pueden (y probablemente lo harán) unirse a este juego de sabotaje y destrucción detrás de las líneas, lo que hace más urgente que nunca que nosotros también nos pongamos en condiciones de jugarlo, pero de jugarlo bien y en seguida. Otra guerra tal vez no dé tiempo a la improvisación. Bendito es el que lucha por una causa justa, pero el que pega primero pega “tres” veces.
Este proyecto de una fuerza especial se adecua singu larmente al espíritu aventurero e individualista de los bri tánicos. También puede derrocar la inmensa preponde rancia de las cantidades superiores en hombres y arma mentos que tendremos probablemente que enfrentar. Y por fortuna, la técnica de precisión sugerida no requiere la matanza de cientos o miles de personas para llegar a un objetivo determinado. Tampoco puede exagerarse el valor disuasivo de tal fuerza. Su creación notificaría a cualquier agresor en potencia que ninguna de sus insta laciones bélicas, incluyendo sus plantas atómicas, estaría adecuadamente guardada si se atreviera a atacarnos. Tam bién comprendería que cualquier paso agresivo pondría su propia libertad o su propia vida en peligro.
Comencé llamando a éste un libro ominoso. Puedo ahora concluir aventurando la opinión de que los presa gios pueden ser propicios si hacemos caso de ellos. Nin guna nación puede superarnos en la imaginación y la osa día requeridas para esta clase de trabajo: la paralización de vastas fuerzas superiores, la destrucción de la sensa ción de seguridad del adversario respecto de sus armas más preciadas y de los abastecimientos bélicos. Hay mu cho talento para tal empresa en el país que produjo los jefes de comandos de la última guerra. Sus sucesores, si se les da el apoyo necesario, llevarían el terror hasta el corazón mismo del agresor, por más poderoso que sea, mediante la osadía, el engaño y lo impredecible del plan.

NOTA DEL AUTOR

Mientras que las historias de osadía y éxito individuales sobre la última guerra abundan, hasta ahora no he leído ningún relato que intente sobrepasar los meros inciden tes descritos con el objeto de descubrir el método de las locuras del puñado de aventureros. Tal es el fin de este libro, un propósito por el cual los amigos que tienen mejores títulos para reclamar la atención pública deben perdonar la insuficiencia del autor.
Nuestro testigo principal en la tarea de recuperación del elemento personal en la guerra es Otto Skorzeny, y su elección fué recibida con interés y placer por sus adver sarios aliados. Uno de los primeros que consulté, el te niente coronel M. J. Calvert, D. S. O. y Bar, M. C., fa moso en Birmania, declaró que Skorzeny era el ejemplo ideal para demostrar lo que un jefe individual, con auto nomía de decisión, puede lograr en la guerra moderna. Los oficiales del Servicio Aéreo Especial que habían ex perimentado técnicas similares estuvieron de acuerdo. Su ayudante, el mayor Anthony Greville-Bell, D. S. O. fué incansable en la búsqueda de comparaciones en los bre ves, pero ilustres archivos de ese regimiento. No podría haberse escrito el último capítulo sin la cooperación del coronel David Stirling, D. S. O. Tampoco podría haber encontrado nadie más adecuado que nuestro máximo ex ponente del ambicioso arte de la guerra, el general de división sir Robert Laycock, para ubicar el tema en su debido lugar con su autorizado prólogo.
Muchos otros, en Inglaterra y en el extranjero, ayudaron y criticaron generosamente. En un punto todos es tuvieron de acuerdo: en que aunque las ideas no tienen fronteras, no puede disociárselas de los preconceptos de las mentes en donde nacen. Skorzeny luchó por Alemania y vió la guerra a través de ojos alemanes. Me he refrenado para no “corregir” su punto de vista en donde difería del mío y he evitado toda discusión moral por estar fuera del campo considerado.
Al completar las grandes lagunas de mis conocimien tos contraje nuevas deudas. En particular, debo recono cer la amabilidad de Mr. Allen Welsh Dulles, que me prestó su valiosísimo informe sobre el “movimiento clan destino” alemán; del mayor Karl Radl. que me permitió ver su informe sobre la expedición al Gran Sasso: y del mayor Hummel, por su clara exposición de las activida des de los hombres-rana a sus órdenes. Los bibliotecarios de la Chatham House abreviaron muchos tediosos trabajos, junto con los archiveros del Museo Imperial de Guerra y del Pentágono. El teniente coronel Donald McClu re, ex miembro del Grupo de Crímenes de Guerra del Ejército de los EE. UU., tuvo la amabilidad de leer el manuscrito del capítulo sobre el juicio. El comandante Yeo-Thomas. G. C., M. C. me ofreció la contribución de sus impresiones como testigo en el tribunal.
Para terminar, debo rendir homenaje al coronel Skorzeny por su recio espíritu durante el interrogatorio.

C. F.

Tierra y mar Una reflexión sobre la historia universal – Carl Schmitt

156 páginas
medidas: 14,5 x 20 cm.
Ediciones Sieghels
2015
, Argentina
tapa: blanda, color, plastificado,
Precio para Argentina: 210 pesos
Precio internacional: 14 euros

Durante el año 1942, cuando se encontraba ya alejado de los centros de poder del nacionalsocialismo, Carl Schmitt nos sorprende con esta singular obra que no deja de representar la complejidad, belleza y profundidad de su estilo. Tierra y Mar pretende ser una reinterpretación de la historia universal a la luz de la contraposición entre las potencias marítimas y las terrestres, bíblicamente representadas por los monstruos Leviatán y Behemoth, que le sirven para reinterpretar las dicotomías de la historia humana: amigo y enemigo, orden y desorden, guerra y paz, miedo y seguridad, bien y mal.
A pesar de lo sintético de la obra, logran acomodarse en su interpretación desde el ascenso de Venecia, la piratería y el capitalismo corsario, hasta la revolución espacial producido por la expansión colonial europea y el crecimiento del imperio británico. Su desarrollo le sirve como base para reflexionar sobre como el hombre pasa de ser criatura de tierra a conquistador de los mares y, finalmente, de los cielos.
Schmitt va de lo histórico a lo jurídico, de lo místico a lo mítico, haciendo un racconto de la historia geopolítica de la humanidad como si fuera una gran fábula. Sorprende su habilidad para interpretarla a través de categorías elementales, como las que la filosofía presocrática había individualizado como “las raíces de todas las cosas”: tierra, agua, fuego y aire.
Tierra y Mar puede ser catalogada como una de las obras más sugerentes de Schmitt. Una profunda meditación sobre las fuerzas que configuran la historia del siglo XX con un tinte filosófico y un agudo análisis de la historia y los fundamentos del derecho internacional. La presente edición fue además enriquecida anexando los artículos que Schmitt escribió sobre estos temas en diversas épocas.

ÍNDICE

I.- Primera mirada sobre la tierra y el mar 7
II.- ¿Qué es un elemento? 11
III.- La tierra contra el mar 15
IV.- De la costa al océano 21
V.- Elogio de la ballena y del ballenero 27
VI.- Del remo a la vela 33
VII.- Piratas y espumadores del mar 37
VIII.- Historia de Lady Killigrew 43
IX.- Inglaterra, heredera de las empresas marineras europeas 49
X.- ¿Qué es una revolución espacial? 53
XI.- Tres ejemplos en la historia del mundo 57
XII.- La primera revolución espacial planetaria 63
XIII.- La conquista europea del nuevo mundo 69
XIV.- La lucha entre los conquistadores 75
XV.- Tierra y mar en las guerras de religiones 79
XVI.- Conquista británica del mar y separación entre tierra y mar 85
XVII.- Mutación de la naturaleza de isla 89
XVIII.- Del pez a la máquina 95
XIX.- La «isla mayor» de Mahan 99
XX.- El nuevo estadío de la revolución espacial planetaria 103
Anexo I: La tensión planetaria entre oriente y occidente y la oposición entre tierra y mar 109
Anexo II: El Mar contra la Tierra (1941) 147

El supremo atentado – Cosme Beccar Varela

172 páginas
Ediciones Theoria
1993

Encuadernación rústica
Precio para Argentina: 18 pesos
Precio internacional: 5 euros

La Constitución Nacional es el “Pacto Fundacional” que une a los argentinos y a “todos los hombres del mundo que quieran habitar” entre nosotros. Considerando que somos más de 30.000.000 de personas con diferentes idiosincracias, convicciones, edades e intereses, la modificación de ese “Pacto Fundacional” tendría el efecto de un terremoto que resquebrajara los cimientos de un edificio de varios pisos.
Lo menos que se le puede pedir a los actuales gobernantes, es que midan cuidadosamente lo que intentan hacer y a los gobernados que pesen seriamente lo que perderían si la operación reformista tuviera éxito. ¿Por qué el Gobierno y los partidos dominantes, a espaldas del país, quieren esta reforma o no se oponen a ella con la energía necesaria? ¿Cuál es el motivo principal? ¿Tan sólo facilitar la reelección de un hombre? ¿Es ese hombre considerado “providencial” o tan indispensable que las ambiciones de sus eventuales competidores se desvanecen hasta el punto de allanarle el camino removiendo el obstáculo legal que le impide ser reelecto? Fste libro sostiene una tesis original. No se trataría apenas de la reelección. Podría haber una razón más profunda que coaliga a quienes maniobran políticamente para imponer la reforma constitucional. Un análisis que contribuye al debate que desató el proyecto.
¿Qué es una Constitución? ¿Un papel que ca­da tanto es violado por golpes militares? ¿Un “ungüento sagrado” que convalida  cualquier atropello de un gobierno electo? Antecedentes y vigencia histórica de la Constitución argentina. La permanente actuali­dad de su carácter de “Pacto Fundacional”. La candente cuestión de los “articulas católicos” y la causa de las guerras civiles que asolaron a la Argentina. El “Patronato”, el “Concordato” y los poderes del Presidente de la Nación en las relaciones del Estado con la Iglesia Católica. Estos son algunos de los aspectos avanzados en este libro por Cosme Beccar Varela, abogado, conocido por sus opiniones en favor de una concepción católica de los problemas contemporáneos.

ÍNDICE

I – El País no está pidiendo una reforma constitucional    1
II – El “Pacto Social”   5
III – La Ley cuanto más antigua, mejor 8
IV – Paralelo entre la Constitución norteamericana y la argentina          15
V – El precedente más antiguo:
VI – La Carta Magna      19
VII – Una cuestión candente      22
VIII – Principio y fundamento     25
IX – Las guerras civiles o de “Organización Nacional”       28
X   – El artículo 76 no ha molestado a los no católicos       34
XI    – Los católicos sufren la intolerancia de los no católicos           43
XII   – El Patronato y ahora el Concordato, suponen que el Presidente sea católico 46
XIII  – La mentalidad antirreligiosa del laicismo         50
XIV – La influencia pedagógica del régimen constitucional   56
XV  – El reconocimiento de la Iglesia por el Estado no implica “clericalismo”           64
XVI  – La Argentina no es propiedad de la actual generación           71
XVII- ¿Con qué derecho podría esta generación destruir la obra de cien años    78
XVIII – La Continuidad del espíritu católico a pesar de los embates del liberalismo           81
XIX   – La separación de la Iglesia y el Estado          87
XX  – Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces    93
XXI – La libertad de cultos y la Religión del Estado           101
XXII – Las demás reformas propuestas    105
XXIII – Una valiosa opinión legal contra la reforma           110
XXIV  – Salvedad doctrinaria sobre la Constitución    113
Apéndice    117
Conclusión  171

INTRODUCCIÓN

I – El país no está pidiendo una reforma constitucional.

Nos encaminamos frivolamente hacia la destrucción de nuestra Constitución sin que eso parezca causarle a la opinión pública una alarma especial. El clamor de los radicales, al menos el de los dirigentes que integraron el gobierno de Alfonsín, no parece muy sincero, si se considera que ellos mismos la intentaron antes de 1989. Ha habido, sin embargo, voces autorizadas que se levantaron contra el proyecto favorito de Menem. No todo está podrido en Dinamarca.
¿ Por qué digo “destrucción” cuando es sólo reforma? Porque una Constitución que se toca deja de ser venerable para los ciudadanos y dejando de serla, se le pierde el respeto. Ya está suficientemente minada por la inconducta de políticos, militares, jueces y otros poderosos de la tierra. Pero le falta alguien que ponga sobre ella manos violentas y la menee como si fuera un papel viejo e inservible, para quedar completamente despojada de toda venerabilidad.
Hipócritamente dicen que quieren mejorarla. No puede la causa ser menor que el efecto. Ni pueden mejorar la Ley Fundamental políticos que se burlan de ella, un Presidente que dicta leyes por decreto haciendo mofa de la división de los poderes invocando para ello, casi irónicamente, un texto de un Manual de Derecho Constitucional, como si no fuera obvio que está violando la Constitución y que no puede servirle de excusa una frase de un Manual.
Una reforma constitucional debe ser emprendida cuando su necesidad surja con la más palmaria evidencia reconocida por las mejores cabezas pensantes del país (que no son los intelectuales “consagrados”). Esas mismas cabezas, sin apasionamientos ni intereses personales de ningún tipo, aunque sean los más legítimos, deben preparar el proyecto de reforma interpretando el deseo del resto de los ciudadanos. A continuación debe abrirse un gran debate nacional en que todos puedan dar su opinión, siendo ésta reflejada en los medios de comunicación dentro de lo humanamente posible.
Cumplida esta etapa, puede debatirse en el Congreso la necesidad de su reforma (debatirse, no canjearse votos en reuniones de Comisión, lejos del público). Las sesiones deben ser públicas y publicadas. Los señores diputados deben exponer y exponerse. Luego, en una voto meditado y serio deben resolver sobre la conveniencia o no de la reforma.
De acuerdo al art.30, la Constitución no puede ser reformada si previamente la necesidad de la reforma no es declarada por el Congreso por el voto de dos terceras partes de sus miembros, por lo menos. Ahora bien, la necesidad de la reforma no debe ser declarada en forma genérica, so pena de burlar la intención de los constituyentes. La declaración de necesidad debe incluir la mención de los artículos que, en opinión de los legisladores, deben ser modificados.
Es evidente que los constituyentes, cuando pensaron el artículo 30, quisieron crear dos instancias para la reforma de la Carta Magna. La primera, sería el debate en el Congreso en el cual los reformistas estarían obligados a declarar qué y por qué quieren reformar. De esa manera, se conocerá con suficiente antelación el proyecto modificatorio y se podrá opinar sobre él.
Esa sería la primera etapa. Después habría que convocar a elección de representantes para la Convención constituyente. Estos deberían pronunciarse sobre la propuesta reformista sobre la declaración de necesidad efectuada por el Congreso y sobre los textos presentados para substituir el texto vigente de la Constitución. De este modo, cuando alguien vote por un candidato, estará conciente de que le otorga un mandato determinado con un contenido ideológico también determinado.
La forma en que se está tratando en estos momentos el tema de la reforma no tiene semejanza ninguna con este procedimiento. El gobierno declaró que mediante una consulta a los partidos con representación parlamentaria llevará adelante el cambio constitucional. Es decir, trata de evitar el debate público. Lo único que importaría sería la relación de los partidos entre sí y la forma en que se dividen ios miembros del grupo gobernante frente a la propuesta. Es decir, se trataría de un verdadero “golpe de Estado blanco” del país ficticio del “estab-lishment” político contra el país verdadero y sus tradiciones fundamentales.

Hispanidad y Leyendas Negras – Antonio Caponnetto

260 páginas
Editorial Nueva Hispanidad
2002

2ª edición aumentada
Encuadernación rústica
Precio para Argentina: 70 pesos
Precio internacional: 22 euros

«…Antonio Caponetto es un historiador cabal, y este libro, como toda su extensa y acribiosa producción, lo exhibe sin dejar lugar a la duda. Su manejo de las fuentes históricas se combina admirablemente con el dominio de las categorías políticas, sociales, filosóficas o aun teológicas. En este sentido, sus escritos son siempre ricos y enriquecedores, pues la información que aportan es formación al tiempo, y por ello contienen criterios y juicios, sin por ellos ser huecamente senteciosos…»

Miguel Ayuso

ÍNDICE

Dedicatoria
Prólogo, por Miguel Ayuso
Prólogo a la primera edición, por el Padre A. Sáenz
Advertencia ante la segunda edición
Introducción
Capítulo 1: Los errores históricos de la Teología de la Liberación.
I. Antropocentrismo y clasismo
II. Temporalismo
III. Relativismo moral
IV. La tergiversación de los Sagrados Textos
V. Historicismo absoluto
VI. El Católico como historiador
Capítulo 2: Las leyendas negras hispanoamericanas y la Teología de la Liberación.
I. La leyenda lascasiana
II. Le leyenda liberal
III. La leyenda marxista
Capítulo 3: Las falacias indigenistas.
I. Los lugares comunes de las Leyendas Negras
II. Todas las leyendas en la Teología de la Liberación
III. El indigenismo
Capítulo 4: La Hispanidad sin leyendas negras.
I. La Madre España
II. El sentido del Descubrimiento y la España Descubridora
III. La verdadera hermandad americana
IV. La Iglesia y el Estado Español
V. La Hispanidad y la Iglesia ante la esclavitud
VI. Hispanidad y soberanía
Bibliografía.

EL AUTOR

Antonio Caponnetto

Nació en Buenos Aires, capital de la República Argentina, en 1951. Se recibió de Maestro en la Escuela Normal de Profesores Nº 2 “Mariano Acosta”, de Profesor de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, y de Doctor en Filosofía en la “Universidad Autónoma de Guadalajara”. Es Investigador Científico del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) abocado al estudio de la historiografía argentina en el Instituto Bibliográfico “Antonio Zinny”, y se encuentra completando el Doctorado en Historia en la Universidad del Salvador. Ejerció la docencia en todos los niveles de la enseñanza, ocupó cargos directivos en la escolaridad media y asesorías pedagógicas en el ámbito primario y universitario. Dirigió la revista “Memoria” y actualmente “Cabildo”, expresiones ambas del nacionalismo católico argentino. Es miembro fundador de la Corporación de Científicos Católicos y del Consejo Consultivo de la “Fundación Gladius”; integró el Consejo Editorial de la revista “Maritornes” en su primera época. Lleva publicados doce libros y una diversidad de opúsculos sobre temas de su especialidad, muchos de ellos en nuestra editorial.