Tras la estela del Graf Spee – Enrique Rodolfo Dick

Tras la estela del Graf Spee – Enrique Rodolfo Dick

430 páginas
Editorial Edivern SRL
2009

7ª edición ampliada
+ de 90 fotografías, muchas inéditas.

Encuadernación rústica
Precio para Argentina: 85 pesos
Precio internacional: 20 euros

En un día frío, iluminado por un sol apático y perezoso, los aspirantes llegaron a los dominios de la Quinta Unidad Escuela de Marinería de Eckernförde. Seguramente, allá lejos, el gran tilo de Muttrin debía estar sonriendo recordando que alguna vez acunó a papá entre sus ramas y le hizo sentir el aroma del mar…
La estela del Graf Spee, blanca, espumosa, mostraba un serpenteo irregular pero definido. Las olas azuzaban sin tregua los costados del casco. -Más velocidad -requería el Capitán Langsdorff, a la par que ordenaba afinar los sentidos para asegurar una detección prematura. El majestuoso castillo oscilaba con un vaivén acompasado…
La bandera argentina ondeaba con elegancia invitando a viajar al generoso país donde todo era grande. El muelle estaba vacío. Hein se detuvo para mirar atrás. Hamburgo le decía adiós con su bruma cenicienta…
La Villa lucía diáfana. Un temporal había lavado, de las laderas serranas, las últimas polvaredas de una primavera tardía. Un olor a hojas perfumaba el valle y desde el suelo empezaban a brotar emanaciones de tierra removida. Las aguas del arroyo saltaban alegres entre las piedras dejando atrás los rumores de la crecida…

La navegación a bordo del remolcador Coloso, rumbo a Buenos Aires, es una travesía extraña y sombría. Están ausentes la holgura y el desahogo que horas antes brindaba el navio abandonado. El rechoncho remolcador, junto al Gigante y al Chiriguana, está sustrayendo a la tripulación del acorazado Graf Spee de una casi segura internación en el Uruguay…
Así comienza esta reseña por la cual desfilarán, a partir del año 1916, personajes, comarcas, familias y anécdotas. Es la historia de un hombre, de dos pueblos, de un buque y su destino y de todo lo que prosperó de allí en más. En este libro biográfico Enrique Rodolfo Dick reconstruye la vida de su padre, una suerte de estela azulina que atravesó lugares como Redentin, Kiel, Vigo, Tánger, los océanos Atlántico e índico, Montevideo, Buenos Aires, Capilla Vieja, Campo de Mayo, Hamburgo y Brunsbüttelkoog para establecerse en el pueblo de Villa General Belgrano, de la provincia de Córdoba. Annie, Américo Ramírez, don Wernicke, Kappuhn, Rudel, Vicente Rivero, las familias Seyfarth, Bäther, Bousquet y Andrew, Sir Millington-Drake, el teniente Hein Wild, el capitán Rasenack, Jupp Grünert, von Spee y la extraordinaria figura del capitán de navio Hans Langsdorff son algunos de los tantos protagonistas que acompañan el vaivén que traza esa estela.

ÍNDICE

Prólogo a la primera edición                       7
Prólogo a la séptima edición                       9
Capítulo I
Rumbo a Buenos Aires              13
Capítulo II
Infancia y juventud         19
Capítulo III
En la Marina de Guerra              39
Capítulo IV
El navio              67
Capítulo V
Actividad a bordo          75
Capítulo VI
Singladuras         85
Capítulo VII
Estalla la guerra             107
Capítulo VIII
Las batallas       143
Capítulo IX
Los albores de la internación                183
Capítulo X
Los largos años de la internación          223
Capítulo XI
Prisionero de guerra                 253
Capítulo XII
Regreso a Alemania                 265
Capítulo XIII
De vuelta a la Argentina           297
Capítulo XIV
Los últimos años                             –     32 5
Apéndice técnico y misceláneas
Del Panzerschit Admiral Graf Spee             345
De otros buques y embarcaciones               373
De las lauchas del Graf Spee                      378
De los remolcadores y la chata que llevaron a los tripulantes desde Montevideo a Buenos Aires                 383
De la munición empleada en combate por ambos bandos                386
De los mercantes hundidos              387
Del significado del escudo de la familia von Spee                387
Del destino ele los restos del acorazado Graf Spee             389
De los Jefes militares del campamento de prisioneros de guerra “Capilla Vieja”                   394
De la controversia si reflotar o no los restos del Graf Spee              398
Recuerdos de un buceo memorable            402
Por los terruños de Hein (o un itinerario del final al principio)..        409
Fuentes y bibliografía
Diversos artículos periodísticos en revistas y diarios                        419
Libros e informes
Del Almirante Maximilian Graf von Spee y su destino                     420
Del Panzerschiff                  421
Videos y películas               425
Obras de teatro                  425
Sitios de Internet                 426
Otras fuentes documentales             426
Testimonios y documentos inéditos             428
g) Novelas y varia               428

EL AUTOR

Enrique Rodolfo Dick
El autor, general retirado del Ejército Argentino e ingeniero militar, ha publicado siete libros: Tras la estela del Graf Spee, con seis ediciones (1995-2005), Y cuando vuelva, hijo, que tenga juicio (1999), Una valija del Titanic (2002), Velas y vapor (2002), CITEFA, 50 años de compromiso con la sociedad y la defensa nacional (2005), Rasgos de Villa General Belgrano (2006) y El corvo (2009).
Entre algunos de sus escritos breves se cuenta: “San Martin en Boulogne”, “Una vista del 4 de Caballería”, “Hacia el conti­nente helado con los PBY Catalina”, “Posible repercusión de la obra de Salustio en las reflexiones del General José de San Martín” y “Prisioneros ingleses internados en Calamuchita tras la primera invasión a Buenos Aires”.
Es miembro de número del Insti­tuto de Historia Militar Argentina y del Instituto Newberiano. Ha sido galardonado con el premio Mejor Camarada de la Escuela Superior Técnica y ha recibido la distinción Vocación Académica 2002 en la espe­cialidad Ingeniería. Además, ha recibi­do la Orden al Mérito Newberiano y en el año 2006, la Orden Militar Ecuestre Caballero Granadero de los Andes conferida por el Jefe del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”.
En la actualidad prosigue un docto­rado en Historia en la Universidad del Salvador.

PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN

Escribir sobre el propio padre no es un cometido fácil; creo que jamás lo ha sido para nadie. Y es ese padre que ya no está, un hom­bre que ha seguido una estela jalonada de trabajo, de emociones y de penas, dejando una traza inalterable. Su vida es un fragmento de todas las historias que circulan por el globo, pequeña para casi to­dos, gigantesca para su hijo. El libro es una promesa formulada en las postrimerías del mes de diciembre de 1989 donde el sofocante ca­lor de aquella noche no logró empañar el diálogo con las remembran­zas de cincuenta años atrás. Fue y sigue siendo un compromiso que­rido, emocionado…
He tratado de respetar la historia y sus protagonistas. No hay buenos ni malos, cobardes o héroes, negros o blancos, ni azules o colorados; tan sólo personajes. El horror de la guerra, el cariño al es­fuerzo, la congoja de la pérdida de un amigo, circulan paso a paso, avanzando duramente entre los días de un cruel almanaque que pa­recía decir: el pasado fue mejor. A su vez, el navio Graf Spee fue el recurso que el azar o el determinismo utilizaron para tronchar y te­jer vidas que a su vez empujaron y desplazaron otras modificando, aunque sea mínimamente, un entorno cultural y geográfico.
En la narración se entremezclan los sentimientos diarios de la vi­da de un hombre con las cosas importantes, de los que creyeron que así eran, y los acontecimientos que conmovieron al mundo con su­cesos que muchos jamás comprendieron y que otros, cegados, nun­ca trataron de remediar. Pero la sencillez de las figuras de algunos de ellos nos enternece…
Los términos técnicos, difíciles, antipáticos a veces, encuentran eco en un Anexo donde los lectores curiosos podrán recoger cifras y datos del navio y de su historial. Las ilustraciones han sido seleccio­nadas con cuidado, tratando de reflejar la autenticidad de una épo­ca y de un contexto.
He recibido gran cantidad de estímulos pero quizás la frase …el li­bro nos resultó muy interesante; es ameno y consigue el entusiasmo del lector… que me fuera remitida en un escrito de una reconocida edi­torial argentina, resuma lo que muchos de aquellos que lo han leído afirman acerca de este trabajo.
A Alian O’Mill, artista excepcional, amigo y camarada, y su espon­tánea promesa efectuada en 1991, quien realizó la obra que ilustra la tapa con magnífica sensibilidad. Su dedicatoria nos honra y llena de sentimiento: … a mi amigo Enrique Dick… a la memoria de su pa­dre, tripulante de aquella maravilla de la arquitectura naval que fue­ron los acorazados de bolsillo… y a aquella solitaria ave que todavía mielo tras la estela del Graf Spee…
La corrección final, meses de mucho trajín y discusiones, se la de­bo a don Walter Rago, colaborador incomparable, lúcido, entusiasta, quizá único…
A todos aquellos que me han ayudado, apoyado, contado, explica­do, acompañado, confiado y sugerido, les doy las gracias, gracias in­tensas de quien siente tanto reconocimiento y que no puede decirlo de otra manera más sentida. Más tarde, con las palabras no pulidas aún frente a mí en el papel, ellos han corregido, releído, compilado, discutido, impreso y organizado. Quizás, al final del trayecto, aparez­ca una biografía apenas inconclusa pero que fue escrita con todo el apego de un hijo para con su Papá.

PRÓLOGO A LA SÉPTIMA EDICIÓN

No me quiero extender, esta vez, en un largo prólogo. Ya los ante­riores, párrafos a los que debería sumar el testimonio de cientos de simpatizantes más, son para mi elocuentes. Dejo, apenas, una nota de un marino fallecido.
Esta vez, fue una carta de un camarada de mi padre, el Matrosen Obergefreiter Karl-Heinz Romann, de la Segunda División, nacido en 1920, y que vivía en Raisdorf, al norte de Alemania.
Escribe en abril de 2005:
Estimado Sr. Dick
Soy un camarada de su padre, uno de los más jóvenes de la Asociación de a bordo del Admira! Graf Spee.
En el Spee-Info Nro. 128 del 2004, leí acerca de usted y su trayec­toria. Su libro despertó mi curiosidad y a través de Internet lo encar­gué a Buenos Aires. Tres días más tarde lo tenía en mis manos. Su lectura me trajo recuerdos muy queridos y renovó en mi el idioma cas­tellano, un tanto olvidado, pero siempre a mano.
Recuerdo que Hans Eubel había escrito en el Spee-Info “un admi­rable trabajo sobre la vida de sus padres y el destino de su padre”. Quisiera pues, en esta oportunidad, subrayar enfáticamente ese con­cepto. El libro es una magnífica dedicatoria a su padre y su familia. ¡Mis especiales felicitaciones por ese trabajo!
Como lector crítico y testigo temporal de los principales sucesos de aquellos tiempos a bordo del Graf Spee, me permito sugerirle algunas correcciones que adjunto. Y sobre nuestra repatriación en 1946 le hago llegar ciertos párrafos de mi autobiografía, que le llamarán su atención.
Con afectuosos saludos de un camarada de ultramar…
Pero, y es digno de notar, este año se cumplen en diciembre, 70 años de la batalla y sus consecuencias. Con las otras ediciones ago­tadas, y en un esfuerzo generoso de muchos, decidimos no estar ausentes para ese aniversario. En los cuatro años posteriores a la sexta impresión, han sucedido muchas cosas, casi todas provecho­sas: hemos buceado el Graf Spee, han aparecido nuevas evidencias y otras que siguen siendo dudas pero que caminan a develarse, hay reciente material y testimonios en artículos, libros y documentos, en Uruguay, bajo la experta dirección del arquitecto Montemuiño, se organizó en 2009 un ciclo de conferencias anual para recordar la gesta, y en una de ellas participamos como conferencistas, y el libro, el querido libro, se enriquece con nueva bibliografía, fotografías iné­ditas y relatos privilegiados.
Con la tristeza que jamás cede, muchos veteranos nos han deja­do en esta vida, y se han encaminado hacia la tumba del marino.
Mi agradecimiento a todos los fieles lectores.

Buenos Aires, diciembre de 2009.

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 650px;}